La creatividad no es algo exclusivo, es un don





El tema que nos convoca este mes de septiembre es la creatividad; y para desarrollar este atractivo tópico, se hace necesario recordar a algunos personajes de trayectoria artística, literaria, tecnológica y científica; quienes se han destacado a todo lo largo de la historia de la humanidad por sus habilidades creativas; para diseñar, inventar, descubrir, crear, escribir, esculpir, dibujar, componer, pintar, entre otros. Entre los más destacados podríamos mencionar: Albert Einstein, Thomas Alva Edison, Oscar Wilde, Leonardo Da Vinci, Vicent Van Gogh, Antonio Vivaldi, Steve Jobs, Pablo Picasso, Marie Curie, Frida Kahlo, Coco Chanel y muchos más.


Pero antes de proseguir disertando, valdría la pena entonces detenernos un poco y revisar la etiología de este vocablo. Según María Rodriguez directora de relaciones interinstitucionales para la organización empresarial Mytcoavanza de Madrid, nos expresa que la palabra creatividad tiene su origen en el término latino “creare”, que significa engendrar, producir, crear. En base a esta etimología, la creatividad es una actividad dinámica, un proceso abierto que comprende también una realización material concreta.


Desde tiempos pretéritos, se ha concebido la idea que la creatividad es un don divino, y que existen personas creativas (llamados genios), y personas no creativas o carentes del don creativo. Actualmente está demostrado que esto no es cierto.

Todo ser humano es creativo, aunque muchas personas todavía no sepan que los son. Esta aseveración nos permite entonces, mencionar que, desde el punto de vista de la anatomía humana, el origen de la creatividad está directamente relacionado con los hemisferios cerebrales. Nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, el hemisferio derecho, y el hemisferio izquierdo. Cada uno de ellos tiene funciones diferentes, pero están conectadas entre sí.


En consecuencia, la interrelación o conexión de los dos hemisferios es lo que precisamente permite o genera nuestro proceso creativo.


En concordancia con lo anteriormente planteado, es oportuno el momento de destacar lo expuesto por la Lic. Marta Quesada en su artículo “El origen de la creatividad”, en el cual plantea que: La creatividad consiste en la acción de aprender a dominar los dos hemisferios cerebrales de manera tal que se genere la sinapsis y la constante conexión entre ambos; pareciera difícil, pero en realidad no lo es.


Solo se requiere un poco de sentido común, y ejercicios diarios y/o constantes. Es como hacer una competencia entre los dos hemisferios y sacar lo mejor de cada uno de ellos.


Algunas de las actividades propuestas para lograr esta conexión son: romper o salir un poco de la rutina diaria, cambiar la distribución u orden de los muebles de la casa, tomar diferentes rutas para llegar al trabajo, escuela o universidad, inventar historias, hacer mapas mentales, entre otras. Además, se recomienda el ejercicio físico lo cual es vital para este trabajo neurológico.


Expertos en terapia ocupacional sugieren también, realizar actividades con la mano o pie no dominante, es decir si somos diestros, realizar acciones de rutina diaria con la mano izquierda, como, por ejemplo: cepillarse los dientes, escribir, uso de cubiertos, peinarse entre otros.


Es definitivamente fundamental, la perseverancia y constancia en estos ejercicios diarios, los cuales eventualmente nos llevarán a desarrollar nuestro proceso creativo en tiempo récord y en consecuencia ese proceso se mantendrá activo en nuestro cerebro.


Tomar notas, cuando se vienen ideas a la cabeza, es uno de los consejos mas recomendados, ello ayuda a consolidar la idea de lo que eventualmente se convertirá en un gran descubrimiento. Muchas veces las grandes ideas surgen en momentos inesperados.


Cualquiera que sea nuestra profesión u oficio, hagámosla con pasión y entusiasmo. Cuando amamos lo que hacemos, cuando ponemos entusiasmo en nuestra labor diaria, la creatividad surge a flor de piel, a veces no nos percatamos de manera inmediata de su llegada, pero está allí, latente y deseosa de ser descubierta.


La creatividad no es algo exclusivo para un numero determinado de personas, es un don que todos poseemos, pero que tenemos que saber descubrir y sacarle el mejor de los provechos.


Nuestro cerebro es un músculo, y como tal hay que ejercitarlo, y mientras más se ejercite mucho mejor va a trabajar.


Una de las habilidades o destrezas creadoras que desde mi punto representa un proceso impregnado de magia es precisamente el arte de escribir. ¿Cuántos poetas, narradores, historiadores y escritores en general nos han trasladados a mundos inexistentes? ¿Cuántos libros de textos nos han llevado a maravillosos lugares utópicos? ¿Cuántas líneas leídas en un simple párrafo les han dado a nuestras vidas giros trascendentales? ¿Cuántas lágrimas de emoción o tristeza han rodado cuesta abajo por nuestros rostros leyendo pasajes de novelas, dramas o historias diversas; ¿cuánta adrenalina ha generado nuestro sistema nervioso ante historias de suspenso o de ciencia ficción? y finalmente ¿cuántas veces nos hemos sentido identificados con personajes producto de la imaginación en diferentes libros. Esa magia creadora producto de la pluma de tantos autores es una de las tantas cosas que nos ha permitido soñar despiertos mediante el hábito de la lectura.


Por esta razón y muchas otras tantas, con las publicaciones mensuales que la revista digital Mujeres con Visión realiza, rendimos hoy un merecido homenaje a nuestras escritoras colaboradoras, quienes mes a mes exponen mediante sus artículos su capacidad y/o habilidades creativas para ofrecernos el desarrollo de diferentes temas de interés.


Es imperante aclarar que las habilidades creativas varían con cada persona, hay personas que descubren sus habilidades creativas en las artes, otras en las letras, la tecnología, o las ciencias. Es tarea de cada uno descubrir y potenciar el área donde más se sienten creativos, pero cualquiera sea esa área lo importante es mantenerla en constante proceso de mejoramiento y explotación.


Desarrollar nuestro proceso creador es una tarea infinita e inagotable, y para reafirmar y a manera de conclusión les dejo esta frase motivadora de Maya Angelou:


“No puedes agotar la creatividad; mientras más la usas, más tienes”.