Vivir aquí y en el ahora

Mindfulness


Cuando hablamos del término “mindfulness” podemos adjudicarle varios significados. Entre ellos “vivir en el aquí y en el ahora”. Otros lo asocian con la meditación, la pureza del pensamiento, sin que haya espacio para el juicio, apegos, ni rechazos, viviendo el aquí y el ahora con el firme propósito de un cambio en tu interior.

Este tema es uno que, de acuerdo a mi experiencia, puedo considerar algo complejo, que toma tiempo porque la tarea más difícil de un ser humano es conocerse a sí mismo. Muchas veces nos quejamos de lo mucho que sufrimos por aquellos a los que amamos porque no logramos que sean y se comporten como quisiéramos. Por ahí puedes comenzar a buscar tu estado de “mindfulness”. Nadie puede cambiar a otro. Cada persona es dueña de crear, manifestar sus pensamientos, su forma de comportarse y su forma de expresar sus emociones y deseos.

Cuando comencé mi proceso de transformación interior, me hice el firme propósito de mirar a mi mar interno para descubrir a qué se debía aquella sensación de vacío que yo no podía llenar con nada. La razón por la que no podía hacerlo era porque no había identificado qué era eso que me faltaba para lograr eliminar de mi vida la continua preocupación por la felicidad de las personas a las que amo. Mantenemos nuestra mente en constante tarea buscando cómo resolver la vida de otros, sin pensar en lo que debemos hacer para ocuparnos de dirigir nuestra propia vida a un estado de paz y plenitud interior. En la mayoría de los casos nuestros pensamientos están dirigidos al pasado, queriendo cambiar la historia, lo que deprime, o nos enfocamos en el futuro, lo que es incierto y causa mucha ansiedad. En mis meditaciones con el método de vida plena del psicólogo estadounidense, Steven Hayes, descubrí y practico la plenitud de vida. ¿En qué consiste?

En reconocer tus preocupaciones, limitaciones y situaciones sobre las que no tienes el control. ¿Qué hacer? Lo primero es la aceptación, aceptar aquello que no puedes cambiar siempre te dará paz. Lo segundo es el compromiso. Si te comprometes contigo misma para no perder tu estado de paz, a pesar de las circunstancias en las que te ha tocado vivir, sin duda encontrarás paz.

La vida es sencilla, es simple. Cada persona le agrega las complicaciones que navegan en su mente y la mayor parte del tiempo anda girando dentro de sus preocupaciones, lo que no le permite ver las soluciones que pueden servirle para cambiarlo todo. En mi libro Superficie y Fondo, Nuestros mares internos, incluyo 31 reflexiones con una poesía cada una. La poesía, la creación literaria, la buena lectura y por supuesto, la meditación profunda para limpiar tu mente de preocupaciones y voces de fracaso, de miedo y de angustia, te ayudarán a encontrar ese balance entre las dificultades de la vida y tu habilidad para rechazar los pensamientos angustiantes. Es el comienzo del camino para encontrar tu “mindfulness”, tu vida plena. Sí, es posible lograrlo. Yo lo hice. Bendiciones y paz.

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión