Tiempo de vivir


La vida de los seres humanos pasa tan rápido: naces, te alimentas del seno materno, necesitas que te bañen, que te cuiden. Al cabo de algunos meses damos los primeros pasos y aprendemos a comer y vestirnos por nosotros mismos, tomamos conciencia de lo que nos rodea, vamos al colegio hacemos los primeros amigos. Y así casi sin darnos cuenta aquel bebé se convierte en adulto, tiene obligaciones, vive su día a día. Pero ¿Qué realmente vive?


El tiempo transcurre para todos por igual y voy a poner un ejemplo, supongamos que son las dos de la tarde en México y una madre primeriza da a luz, en algún otro país a la misma hora alguien está dando su último aliento de vida. En Chile un joven se está graduando, en Panamá unos amigos festejan el ascenso de uno de ellos mientras a esa misma hora una mujer llora porque perdió su empleo. Una pareja se está casando en Brasil y al otro extremo del planeta un matrimonio decide divorciarse. El tiempo es el mismo pero las circunstancias no son iguales.


No podemos frenar el tiempo, pero sí podemos decidir cómo utilizarlo. Todo está en constante movimiento por lo tanto siempre ten en cuenta que los momentos malos no son eternos ¡créeme que pasan! Así como la felicidad no es definitiva sino pequeños oasis que refrescan dando impulsos positivos a nuestra existencia, nosotros los seres humanos somos capaces de adaptarnos somos resilientes ¡salimos triunfantes! Vamos navegando en este mar llamado vida donde cada ser humano tiene su propio barco, tomamos el timón para dirigirnos a donde consideramos es el rumbo correcto, nos encontramos con aguas calmas, así como otras veces nos enfrentamos a gigantescas olas, pero nunca dejamos de navegar hasta que el ocaso cierra para siempre nuestros ojos y mientras eso no ocurra vamos en diferentes barcos, diferentes rutas, pero con el mismo propósito salir adelante, disfrutar la vida.


“El tiempo Cura heridas “decían los abuelos en mi opinión no es así, no es el tiempo por si solo el que cura sino tú capacidad para aceptar lo que ya no tienes. Puede ser una pérdida laboral, un desamor, la ausencia de algún ser querido, no es que el tiempo haga volver a la persona para que tú vuelvas a sonreír porque lamentablemente quizás no sea posible, pero te acostumbras a tu nueva realidad. Renaces, miras tus cicatrices y continuas.


A veces te sientes frustrado, me ha pasado, porque tendemos a compararnos y auto sabotearnos “es que mi vecino/mi conocido/mi amigo tiene la misma edad que yo y ya tiene una carrera profesional, o un auto, está casado, tiene hijos, es feliz ¡y yo no!” Tranquila ¿has tenido la oportunidad de observar una fruta cuando se desprende de un árbol porque está madura? ¡no será antes ni después será en el momento preciso! No va a caer hasta que esté perfecta, la naturaleza es sabia y tú también.


Todos tenemos diferentes momentos para al igual que las frutas debemos “estar en el punto “.


No te juzgues si no has logrado lo que otros sí, ya llegarás ahí y hasta más lejos. Ten fe en ti misma, trátate bien pues al final nacemos solos y así nos iremos. ¡Quiérete por que la única persona que estará contigo siempre eres tú misma! No es viable, no está permitido rendirse así que jamás bajes la guardia porque lo intentaste y no se dio. Quizás hoy no estás donde quieres estar, pero ya no estás en el mismo lugar que ayer sino un paso adelante y cada vez más cerca de donde quieres llegar.


Si estás triste ya pasará.


Si te sientes estancado ¡reinvéntate!


Si extrañas ¡llama! Si no es posible hacerlo abraza los buenos recuerdos, pero fluye.


Si sufres ¡Dios es paz! Siempre hay alguien a quien puedas regalarle tu sonrisa para transformar su día hagamos una cadena de amor, no estás sola.


¿Sientes que tu vida marcha sin rumbo? ¡Diseña una estrategia!


Todo lo que tú quieras lograr puedes hacerlo tienes lo más valioso ¡Vida y tiempo! No lamentes lo que no hiciste, sino que mira hacia al frente y ve todo lo que harás a partir de hoy.


Tiempo, palabra de solo seis letras, pero con un significado impresionante: oportunidad que se te otorga día a día para que manejes el barco de tu vida hacia el éxito.

¡Vive! ¡Vive en plenitud! Nos vemos pronto, espero contigo coincidir en algún puerto, ahí nos abrazaremos bajo un hermoso atardecer observando absortas el firmamento.


Tu amiga : Ileana Soto

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión