Mirando la ambigüedad y la incertidumbre para tener una motivación genuina.


Por Mayela Carrillo. Palabras claves: motivación, ambigüedad, incertidumbre, creatividad. Alcanzar, realizar, lograr son verbos que invitan a la acción, muchos quieren obtener grandes beneficios y fallan al no acercarse sanamente, es por ello que algunos se frustran y abandonan lo que parecía su meta. Otros se quedan con el esfuerzo y por ende registran como sinónimos logros y dolor; y no tiene que ser así, en realidad posicionarse en el objetivo es un asunto de motivación, la cual para que sea efectiva, es necesario que sea interna, propia, elaborada en la ambigüedad e incertidumbre. Comencemos definiendo esta triada que una vez conceptualizada, generará una fuerte inclinación a concluir ese sueño que tienes guardado en tu corazón. La palabra Motivación viene de “motivar”, que a su vez deriva de “mover”. Es aquella fuerza interior que nos mueve y nos permite cambiar, es lo que nos hace emprender una acción. La motivación genera movimiento, es una incitación interna a la acción, un deseo de hacer algo. Ahora bien, motivarte implica desprenderte del dolor, comodidad y placer de estar en el lugar que te atrapó, y tú te acomodaste a esa situación que ahora está determinando tu condición. Hay una brecha acomodaticia entre lo que eres en este momento y en quien te puedes transformar si alcanzas los objetivos anhelados. Esa brecha es habitada por ambigüedad e incertidumbre, provocando una crisis que no permite avanzar, y, evitando el sufrimiento nos arropamos con la excusa de “eso tal vez no es para mí”. Así que toca mirar los obstáculos y afrontar la ráfaga de emociones que nos anclan en lo imposible. No te conformes con oír palabras que te empujen, porque necesitarás a quien te anima para todo el recorrido y este es un tema personal y eres tú quien debe encargarse de llevar la barca a puerto seguro. Por otro lado Ambigüedad es el comportamiento, hecho, palabra o expresión que puede entenderse o interpretarse de diversas maneras. La Incertidumbre es falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud. Con estas dos últimas palabras ocurre algo bien interesante, las dos son capaces de mantener a una persona en una continua tensión, por lo cual te tocará asumirla con tolerancia y disonancia cognitiva; tolerancia para acercarte a la tensión y disonancia para apropiarte de los sentimientos incómodos que surgen al tener dos ideas al mismo tiempo.

Tolerar la ambigüedad no implica permanecer en ella, y tampoco apunta a una experiencia frustrante, sino que incluye una forma de ir asimilando la experiencia de manera ordenada sin forzar las respuestas. Una vez que integras estas dos palabras y las acaricias, reconoces que son ellas las que te han impulsado a cuestionar lo experienciado, así mismo te permitirá hacerlo vivencia y salir con gloria de este mal momento, es allí donde activas la creatividad, en la escasez, en la duda, en la marea alta, donde ya no hay a quien preguntar, es el gran momento de sacudirte y usar todas tus herramientas adquiridas como punto de apoyo para motivarte y triunfar.


Cuando asumes que todo lo que te está pasando es parte del proceso, se desata tu creatividad y te convierte en una persona productiva. La creatividad es una habilidad, que se desarrolla como un proceso de libertad y responsabilidad. Una persona creativa encuentra respuestas ingeniosas a cualquier problema, no se para a quejarse; actúa, se mueve, genera, soluciona. Esa creatividad le hace libre y por consiguiente responsable de sus decisiones. Desde esta perspectiva, la creatividad te lleva a la cima y si le sumas disciplina, tendrás resultados permanentes.

Una persona motivada es una persona adulta, es una persona que abandonó las actitudes infantiles, deja de pedir y se encarga de sí, es una persona que renuncia a conductas propias de la adolescencia, como el pensamiento mágico de “a mí no me va a pasar eso”, es una persona que pisa confiadamente el mundo real, con una percepción propia y no impuesta por el entorno.


Por último te regalo estas preguntas y tips para comenzar tu camino hacia el logro:

1. ¿Dónde está tu corazón? ¿Qué amas?

2. Toma el coraje, la voluntad, la determinación.

3. Organízate.

4. Comprométete contigo, recuerda la vida es un ratito y es deliciosa cuando la asumes y alcanzas lo que un día deseaste ser.



Mayela Carrillo

Directora/Fundadora de la ONG NO PERMITAL MALOS TRATOS

Ig @mayelacarrilloblanco

@ongnopermitasmalostratos