Existe poder en ser vulnerable.

Por Marina Reyes-Huertas

Brittany Commisso transformó su vulnerabilidad en un reclamo por justicia. La Asistente Ejecutiva del Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, es la primera mujer en presentar una denuncia penal contra el Gobernador neoyorquino.


Andrew Cuomo renunció a su puesto debido a la publicación de un informe que reportó que había acosado sexualmente a 11 mujeres. El gobernador abusó de su autoridad y poder, forzando a las mujeres a una posición débil y vulnerable.


La vulnerabilidad, por definición, implica fragilidad y susceptibilidad a sufrir daños. Sin embargo, ser vulnerable no es malo; equivale a ser humano.


Ser vulnerable no nos encaja. Brittany Commisso, mujer en el ámbito político, se atrevió a denunciar el poder de un hombre gobernante con aspiraciones a la presidencia de los Estados Unidos.


“Tenía miedo de que si tuviera que presentarme y revelar mi nombre, que el gobernador y sus facilitadores, como me gusta llamarlos, me atacaran brutalmente, mancharan mi nombre, como lo había visto y escuchado hacer antes a la gente”, expresó Commisso en una entrevista a CBS y The Times Union of Albany.


No obstante, dentro de la vulnerabilidad hay fuerza. Más allá de ser empleada del Gobernador, Brittany Commisso es madre. Ella rompió el silencio por su hija. “No quiero que nunca le tenga miedo a ninguna persona en el poder, ni a un hombre ni a una mujer”, señaló Commisso.


La capacidad de reconocer qué nos hace vulnerables significa que tenemos el control e impide que otras u otros nos hagan sentir menos por lo que nos crea vulnerabilidad.


Ser abiertamente vulnerables es señal de fortaleza. Tener el valor de enfrentar lo que nos hace susceptibles es un acto de valentía. Consciente de su rol como madre y mujer en el ámbito político, Brittany Commisso habló para concientizar y ayudar a las que se identifican a no sentirse solas.


El riesgo a ser criticadas y juzgadas es parte de mostrar vulnerabilidad. En el caso de Commisso, ser vulnerable implica restarle poder a su agresor; aunque está en una posición de menos poder, lo denunció por su delito en búsqueda de hacer justicia, responsabilizar al agresor y evitar que otras vivan lo mismo.


Brittany Commisso es un ejemplo de que ser vulnerable no es ser frágil. Al contrario, su vulnerabilidad es un llamado a la justicia para todas las que se identifican como mujeres y han sido víctimas de acoso sexual en el ámbito laboral.


Reconocemos la vulnerabilidad de mujeres como Charlotte Bennet, Lindsey Boylan, Anna Ruch, Karen Hinton, Ana Liss, Alyssa McGrath y Jessica Bakeman que se han expresado sobre la conducta indebida del Gobernador Cuomo.


En una sociedad que nos exige tanto como mujeres, atrevámonos a ser fuertemente vulnerables.