¿Cuál es el mejor regalo para dar en navidad?



Si hay algo que puedo decirles con certeza y mucho detalle es sobre el nacimiento de Jesús, el Salvador del mundo. Nací en un hogar cristiano, creo que mis primeras palabras fueron “iglesia” en vez de escuela y “Jesús” en vez de papá, eso quiere decir que todos mis diciembres desde que mi madre me dio a luz han sido muy movidos. En mi país sucede algo muy particular, tenemos mil culturas diferentes debido a todos los extranjeros que en años pasados llegaron a tierras venezolanas, así que en cada casa veras en navidad un arbolito radiante, un papá Noel con las botas llenas de nieve y en la esquina un pesebre del nacimiento del Niño Jesús, es por eso que venezolano que no sepa quién es Jesús y cuándo se celebra su nacimiento, no es venezolano.


Debo agregar algo con orgullo, en lo que sí somos sumamente leales es a la comida decembrina, todas las mesas deben tener y tienen hallacas, ensalada de pollo y pan de jamón, los demás elementos y postres son invitados de la mesa, pero se podría decir que no son indispensables.


Desde pequeña he sido un mar de curiosidad, entendía la historia de Jesús que contaban cada domingo en la iglesia a la perfección, pero lo que no lograba comprender era por qué tres reyes magos viajaron de tan lejos trayendo oro, incienso y mirra, entiendo que un regalo perfecto sea oro fino, pero ¿aromas?, ¿por qué sería importante regalar a un bebé tan especial incienso y mirra?


Pasados los años, mi inquietud sobre los regalos incienso y mirra no se esfumaron, al contrario, me cautivaron cada vez más. Por experiencia sé que el incienso causa un ambiente cálido y relajante en el hogar, de hecho me volví una compradora obsesiva del incienso cada navidad, entraba en pánico cada vez que veía que quedaban poquitas varillas del aroma, mis preferidos son el olor a pétalos de rosa y el de canela, pero ¿qué regalo pudiera ser tan fino y agradable para el niño que salvaría a la humanidad del pecado? Estuve leyendo algunos artículos sobre la importancia del incienso en el Medio Oriente y comprendí que es una resina aromática aclamada y amada por los reyes desde hace 6.000 años hasta la actualidad porque era considerado el remedio ideal para todo, este tenía una connotación divina, se pensaba que las oraciones viajaban al cielo con el movimiento del humo cuando era quemado. En el caso de la mirra ocurría lo mismo, este era usado para embalsamar a los muertos ya que posee fuertes aromas y componentes que preservan el cuerpo humano, perfecto para ocultar los malos olores y proteger al cuerpo de una descomposición rápida.


En mi experiencia, me di cuenta que un agradable aroma es un regalo de la vida y la naturaleza, es terapéutico y espiritual, un aroma nos puede traer recuerdos buenos y tal vez malos, hay sitios agradables que te inspiran y con el hecho de oler algún aroma en particular te paralizan, son las fragancias de la infancia que nos traen recuerdos y nos hacen sonreír, son los aromas de la comida que te hacen agua la boca y las personas que te impregnan de perfumes haciendo que te enamores hasta volverte loca de pasión.


Para mí el mejor regalo de navidad es la fragancia de un rico perfume, todos estamos en busca de lo divino y lo saludable, la navidad es esa época del año que trae calidez y paz al alma, no hay lugar más agradable en el planeta donde te sientas más cómodo, conectado y relajado que en tu propio hogar rodeado de familia y amigos que amas, donde lo más importante es crear recuerdos para toda la vida.


Regala momentos, regala recuerdos, regala pasión, en un tiempo donde escasean los abrazos y suman las despedidas, regalar aromas es regalar un recuerdo que perdure para siempre.



Por Rosa Montoya

(Periodista, consejera de adolescentes y community manager).

IG @rositagalactica

rosavmr@gmail.com