Sin propósito entonces, ¿para que existen?


Cuando nos unimos a algo, una organización, una empresa, un grupo o equipo, lo hacemos por alguna razón. Les invito en estos días a reflexionar la razón del ¿para qué? somos parte de ellos. El ¿para qué? Ofrece una mirada más amplia del ¿por qué? El ¿por qué? es una pregunta que usualmente puede ser un poco más sencilla de internalizar y responder, por ejemplo, si me preguntaran porque pertenezco a una empresa podría decir: porque necesito generar ingreso, porque queda a una distancia considerablemente cerca de mi hogar, porque eso fue lo que estudie, porque ahí fue donde conseguí trabajo, entre otras miles de respuestas más.

Sin embargo, si me preguntan el ¿para qué? De inmediato me veo en la obligación de realmente reflexionar, pensar y analizar las razones mas allá de las evidentes de mi afiliación a esa empresa, organización o grupo. Así que lo primero que me gustaría que hiciéramos todos, luego de culminar esta lectura, es que, de ahora en adelante, en nuestra conversación con nosotros mismos y en el ejercicio de reflexionar para tomar decisiones asertivas nos preguntemos el ¿para qué?

El título de este artículo nos da un excelente pie forzado, para responder la pregunta de ¿para qué? Uno de los primeros aspectos que tomaría en consideración para ofrecerme a mí mismo/a una respuesta es considerando al detalle lo siguiente: el propósito en común. Recordemos que al tomar la decisión de afiliarnos algún grupo estamos automáticamente aceptando el hecho de que vamos a interactuar con otros. Que ese equipo u organización tiene una razón de ser, algo que les movió a formarse y algo que les permite aún continuar unidos, es decir, el propósito en común, el que todos los miembros comparten.

El propósito en común se refiere a ese aspecto intangible que le da sentido y vida a esa organización. Es la razón más a allá de un por qué. Este unifica, mueve a las personas y los impulsa a tomar acciones que les benefician a todos. El propósito en común es generalmente la razón por la cual varias personas se unen a una causa y su lucha. El propósito en común es un poder que moviliza al ser humano a accionar con la expectativa de alcanzar algo que todos los miembros desean. Así que sin duda considerar y evaluar cual es el propósito en común de todos los miembros de esa organización nos podría llevar de inmediato a respondernos el ¿para qué yo estoy ahí? y como puedo añadir valor y beneficiarles de modo tal que ese propósito en común sea alcanzado de una forma eficaz.

Así que, les invito a que la próxima vez que decidan ser parte de una organización, afiliación, empresa se pregunten siempre el ¿para qué estoy allí? Porque ciertamente sin propósito no hay nada, no hay equipo ni grupos, organizaciones o empresas porque sin propósito entonces, ¿para qué existen?

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión