Mujer solidaria

February 9, 2020

S___on las situaciones inesperadas de la vida las que me hacen pensar, evaluar y reevaluar cada momento, cada decisión que me ha traído hasta éste día. Eso me obliga a ser vigilante con mis planes para no dejarme caer por lo que se mueve a mi alrededor.

 

O___cupada en las tareas cotidianas, sucede que a veces se me olvida apreciar los momentos sencillos que vivo a diario. Tiendo a no saboreármelos porque muchas veces pasan desapercibidos. L___as partidas prematuras, los accidentes catastróficos, los bofetones cósmicos que me han sacudido y desenfocado mi Norte, son los que mantienen una posición privilegiada en la primera plana de mi vida, son las que llevan el peso mayor de mis preocupaciones.

 

I___ndudablemente esos eventos zarandean mi cuerpo, mi mente, mi entera existencia. Hacen que  dude de mis capacidades para reconocer daños causados a mi estructura y mi habilidad para prevenir pérdidas mayores antes que me desplome. D___udar de mi juicio no es nada nuevo y mucho menos agradable pero en el momento que me encuentro, es la ley del día. El desconocimiento es como estar fuera de control de mi destino, una situación que aunque me atormenta, he tenido que enfrentar. 

 

A___unque no sea de mi agrado, el  ajuste perpetuo es la forma de Supervivencia para sobrevivir en el mar de emociones que al igual que la marea, viene y va.

 

 

R___ugen las olas cuando rompen con furia, coraje y emoción, igual que yo, para lograr  mantenerme a flote, adaptándome a cada evento, a cada situación, a cada decisión tomada para poder evolucionar y ajustarme al espacio donde me encuentro. I___ncertidumbre, lo que predomina en el mar de estos momentos, sabiendo que me puedo consumir, en cancelar con un abrazo inesperadamente desgarrador. No sé si bajar la guardia y flotar junto al conglomerado de sentimientos o mantenerme en posición de ataque lista para enfrentar el próximo reto que se presente en el camino.

 

D___errumbada muchas veces, trato de moverme hacia la orilla. No es la primera vez que lo hago, no existe otra alternativa que conozca mas que seguir batallando con mi armadura pesada que carga todos los desafíos y disertaciones ya superadas. Ese arsenal de enseñanzas son las que me impulsan a seguir luchando, con el Norte quebrantado y los caminos claramente acentuados en mi cara.  A___pesar de la carga, trato de buscar un momento para respirar y reconocer lo que he logrado, apreciar todo lo que he avanzado en mi camino, todo lo que he adquirido y todas las ataduras que se llevó el mar.

 

D___espués de toda ésta introspección, he optado por visualizarme como un luminoso proyector de luz blanca en medio del océano de mi vida indicándole explícitamente el camino al Universo para que me encuentre lista y dispuesta, SOLIDARIA con mis emociones, desiciones y armadura que son las que me han propulsado, por más erradas e ilógicas que hayan parecido, a nadar y llegar hasta donde me encuentro hoy.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión