MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Confianza en ti mismo: La clave para ser existoso

Desde niña escribía cuentos y cuando decidí hacerlo profesionalmente, me inscribí en un taller de creación literaria que ofrecían en la Facultad de Estudios Generales de la Universidad de Puerto Rico.  Corría el año de 1978 y ya era maestra de español; obviamente, conocía a la saciedad lo que era un cuento; no sólo porque lo enseñaba sino porque leía cuanto libro de este género se me presentaba. No obstante, quería asegurarme de que iba por buen camino.  Además, me había motivado a matricularme mi amigo Benny, otro aspirante a cuentista quien también se registró. ¡Estábamos tan ilusionados!  Nos imaginábamos ya incluidos en antologías sobre literatura puertorriqueña junto a José Luis González, Abelardo Diaz Alfaro, Pedro Juan Soto… ¡Soñar no cuesta nada!

 

 En la primera semana del taller la profesora repasó los elementos esenciales del cuento; y mientras tanto, deberíamos ir escribiendo nuestro cuento para entregarlo la segunda semana y comenzar los análisis. Éramos alrededor de veinte a veinticinco participantes; por tanto, se analizarían un promedio de dos cuentos por día (dos veces en la semana) ya que el taller era de un semestre.  Todos estábamos a la expectativa de a quién le tocaría cada vez. La profesora leía el cuento y luego comenzaba la crítica de todos sus elementos comenzando por la línea de acción.  Muchos de los comentarios que se hacían eran tan feroces que amainaban la confianza del más seguro.  Me sentía un poco asustada, pero mi amigo me convencía de que no temiera porque el sabía que yo tenía talento.

 

Ya íbamos por la mitad del semestre y todavía la profesora no había escogido mi cuento.  Un día le pregunté qué pasaba, y me respondió que tuviera paciencia que ya llegaría mi turno.  Los días siguieron transcurriendo y ya estaba verdaderamente preocupada y hasta comencé a sentirme avergonzada.  Llegó el último día del taller y se analizaron los cuentos que faltaban menos el mío.  Mi amigo y yo estábamos desconcertados. No entendíamos por que la profesora había tomado esa decisión; según nuestro criterio se habían analizado narraciones que estaban lejos de ser un cuento. Esperé a que todo el mundo se fuera y me acerqué a la profesora. Le pedí que me explicara los motivos que tuvo para eliminar mi cuento.  A la misma vez me imaginaba toda clase de posibles razones, errores y horrores: ortográficos, semánticos, sintácticos… Mi mente y mi corazón corrían a la velocidad de la luz, pero mi imaginación se quedó corta con lo que salió de sus labios: Srta. Nieves, considero que tiene usted mucho talento para escribir guiones de televisión. Y siguió su camino. Sentí como si me hubieran echado un balde de agua helada por encima y quedé paralizada. Una inmensa tristeza se apoderó de mí y por un instante, sólo por un instante, pensé que ya no había más nada que hacer al respecto.  Aunque en la actualidad no pienso así, en ese momento, esas palabras fueron el mayor insulto que pude haber recibido. Sin embargo, la confianza en mí misma me ayudó a no darme por vencida.

 

­¿Qué significa tener confianza en ti mismo? Para mí, tener confianza en ti mismo significa creer que puedes lograr cualquier cosa que te propongas aunque todos te digan que no podrás hacerlo; implica que no importa los obstáculos que se interpongan, lo intentarás una y otra vez. Tener confianza en ti mismo supone salir de tu zona de confort y tomar riesgos. Tener confianza en ti mismo conlleva un compromiso moral con tu ser para no traicionar ni sabotear tus objetivos, tus metas o tus sueños.

 

Por lo tanto, me matriculé otra vez en otro taller el próximo semestre y esta vez lo impartiría otra profesora. Ésta siguió la dinámica del anterior y para mi asombro, adivinen cuál fue el primer cuento que escogió. ¡La vida te da sorpresas!  Lo criticaron hasta más no poder y todos llegaron a la conclusión de que este no era un cuento porque no seguía una estructura, ni caracterización, ni línea de acción tradicionales.  La profesora, muy sabiamente, comentó: Ahí es que estriba la creatividad y originalidad. A continuación, me recomendó que participara en un certamen de cuentos que auspiciaba el Círculo de Escritores y Poetas de Nueva York.  Otra vez sentí que me habían echado un balde de agua fría por encima, y otra vez quedé paralizada. En esta ocasión,  me embargó una inmensa alegría frente a la cara estupefacta de todos. Ni corta ni perezosa, seguí los consejos de mi querida profesora, la escritora Carmen Lugo Filipi y envié mi cuento titulado Cojinazos y éste recibió una mención de honor. Lo demás es historia.

 

Con esta experiencia aprendí que en la vida encontraremos personas que por X o Y razón, consciente o inconscientemente, a propósito o sin querer van a tratar de debilitar la confianza que tenemos en nosotros mismos. Entonces, nos sentiremos fracasados, ineptos, mediocres, desdichados…¿Cómo podemos impedir esto?  Primero, debemos identificar cuál es nuestro talento, en qué somos buenos, cuál es nuestra pasión.  Segundo, debemos prepararnos académicamente hasta donde alcancen nuestros recursos y convertirnos en expertos; y tercero, debemos seguir nuestra visión y confiar en nuestra intuición. Considero que uno es el peor crítico de sí mismo; aunque algunos tratamos de engañarnos, muy adentro de nuestro corazón sabemos cuáles son nuestras debilidades y fortalezas. Sobre todo: debemos tener la certeza de que, aunque tenemos el libre albedrío para crear nuestro destino, Dios tiene el mejor plan para nosotros.

 

 

La Dra. Aracelis Nieves Maysonet es catedrática asociada de español en la Universidad Ana G. Méndez en Wheaton, MD. Posee un doctorado en Currículo y Educación del Lenguaje de la Universidad de Indiana, Bloomington, una maestría en Estudios Hispánicos de la Universidad de PR, recinto de Rio Piedras y un bachillerato en Educación Secundaria/Español de la UPR. Han publicado sus cuentos en revistas, tales como: Contornos, Renacimiento, Anales, Creación, En Rojo, y en libros de texto como Lenguaje y comunicación 10 de la Editorial Santillana. Tuvo el honor de ser incluida en la antología Del silencio al estallido: Narrativa femenina puertorriqueña. También, han publicado sus ensayos investigativos en el Journal of Research and Practice (National Association of Biingual Education), The Language Educator  ( American Council on the Teaching of Foreign Languages) y en Cuaderno de Investigación en la Educacion de la Facultad de Educación de la UPR.

 

                                                              

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload