No todo viento huracanado fue peor


Ya se cumple un año del paso del huracán más devastador en la historia moderna de nuestro país, y el simple hecho de escribirlo, leerlo o decirlo, nos trae a la memoria momentos de gran agobio emocional pero sin lugar a dudas también de valentías y riesgos. Momentos en que nos sentimos desprotegidos y a la vez en disposición de arriesgarnos para mantenernos encaminados hacia una posible “estabilidad”.

Para algunos en Puerto Rico, los vientos huracanados fueron el instrumento para demostrar su poder y acrecentar sus convicciones. Tal es el caso de Julitza Marie Fonseca Agosto, joven comerieña de veinticuatro años que mantuvo el ímpetu y sobre llevó las situaciones a las que tuvo que enfrentarse. Julie es una de esas jóvenes poderosas que no se quita. Hija única, de madre soltera, es actualmente emprendedora.

MCV: Julie, ¿qué estudiaste?

JMF: Soy enfermera graduada de profesión, Doula de parto y post parto. Tengo certificaciones en manejo úlceras, entre otras cosas más. Adicional, en mi camino como Doula conocí los remedios naturales, Medicina complementaria, Medicina alternativa e integrativa.

Me arriesgué y tomé cursos de Etnobotánica, aromaterapia, ungüentos, lociones desde 0, jabones saponificados y toda la preparación que tiene que llevarse a cabo para ser un Herborista y poder manejar con cautela la Fitoterapia.

MCV: ¿Qué te motivó a estudiarlo?

JMF: Sinceramente, es una conexión que no se tiene que explicar mucho.

Nace de la nada, de manera orgánica. Una vez que ya estás adentro de esto, necesitas estudiar más y más, conocer el comportamiento humano y la naturaleza es una de las principales inquietudes que surgieron en el trayecto.

Desde que comencé a estudiar enfermería estuve ejerciéndolo, ya que por 6 años le regalé a mi abuela un cuidado directo por diversas condiciones que tuvo, estuve con ella hasta el último momento.

Entiendo que desde ese momento lo que es la Medicina complementaria y alternativa estuvo ayudándole y por otra parte, también siendo poco a poco parte de mí.

Actualmente me dedico de lleno a la medicina natural, la estudio y practico en todo momento.

MCV: ¿En qué consiste el proyecto de Mis Ratitos y cómo surgió?

JMF: El proyecto de vida llamado: “Mis Ratitos By Jul Marie” surge al culminar mis estudios de enfermería.

Por mucho tiempo trabajé en la misma Universidad y al culminar mi contrato tuve que reinventarme y crear algo con lo que pudiera sobrevivir.

Cuando nací no tenía cabello y no fue hasta los 4-5 años que pude tenerlo. Mi madrina y mi mamá (ambas estudiaron farmacia) inventaron una combinación de aceites para aplicármelos directamente al cuero cabelludo... ¡Me funcionó!

Mucho más tarde la re-formulé y comencé a ofrecer la fórmula como una posible solución a la caída de cabello y mejoras en el crecimiento. Así sucesivamente pude comenzar de lleno y seguir creando maravillas a base de plantas. También dándome a conocer poco a poco, y creando mi propia tribu de personas que aman y prefieren lo natural, porque es lo más simple.

MCV: ¿Qué procesos de dificultad has enfrentado y como has resuelto los mismos?

JMF: Sinceramente, desde pequeña he trabajado de manera positiva los procesos difíciles y los obstáculos. Es algo sumamente ridículo, nunca llego a la frustración por completo.

Cuando reconozco que algo no anda bien, trazo nuevas metas y nuevos caminos para trabajar algo diferente. Siempre surge algo maravilloso de eso.

Entiendo que eso se lo debo 100% a mi mamá. Ella (desde que tengo uso de razón) utiliza una misma frase, la misma dice: “Nos preparamos para ganar”. Así, desde pequeñita me dio seguridad. Si nos preparamos, no importa qué pase. Más bien, estaremos tranquilos porque hicimos el esfuerzo de haber tenido una preparación previa.

Mencionar un sólo suceso sería algo egoísta, ya que cada suceso de nuestra vida nos realiza como personas. Pero, sin duda alguna he tenido varios. Sin embargo, como mencioné antes, todos han llegado para algo más que una simple dificultad.

MCV: Cuéntanos el proceso del Huracán María para ti y tu negocio.

JMF: ¡Aquí les va!

Pasaron 3 meses para que mi pareja y yo pudiéramos mudarnos, ya mudados fueron 4 meses viviendo una historia de amor junto a nuestras dos perritas. En septiembre de 2017 decide llegar a nuestra isla el fenómeno atmosférico llamado María. A las 6 de la mañana pudimos ver un rayo de luz y darnos cuenta que el río ya estaba entrando a nuestro patio, por el alcantarillado. Mi pareja decide recoger algunas cosas inmediatamente para buscar dónde refugiarnos, todo fue tan rápido que apenas tengo detalles de esos momentos para poder contar. Nos cambiamos de casa y en 10 minutos o menos ya el río había entrado con corriente. Decidimos salir con nuestras perritas nadando, una sensación que de sólo pensarlo me da un apretón de pecho. Mi pareja se queda con ambas perritas y yo corrí hasta lo más alto de la calle, gritándoles a los vecinos que salieran de sus casas. Nadie imaginó que pasaría a ese grado. Corrí y corrí, a la misma vez esquivando planchas de zinc y llegué a la casa donde estaba segura (en mi interior) que nos darían alojo. Así fue, nos dieron alojo a todos los vecinos de ese lado, junto a nuestras mascotas. También, nos dejaron pasar la noche y nos brindaron comodidades.

Al amanecer mi adorado abuelo llegó, aún no sabemos muy bien ni cómo, porque no había paso, pero lo que estamos seguros fue que llegó a buscarnos. Ese día fue el más feliz de mi vida, comimos caliente, nos bañamos y cambiamos con ropa seca, finalmente poco a poco pudimos ver a nuestra familia completa. Demás está decir que se perdió completamente todo, incluso mi carro que con tanto sacrificio mi madre me pagó. En esa misma casita había comenzado mi pequeño taller de productos naturales, no quedó nada para salvar.

El agua subió 5 pies y medio, todo quedó con fango, animales muertos arrastrados por la corriente y los pocos recuerdos que allí hicimos también quedaron ahogados. Es la imagen más triste que puedo tener de la vida, lo que con tanto sacrificio se pudo tener, verse todo tan feo, tan vacío, sin ninguna esperanza de poder tenerlo todo nuevamente.

Pero todo eso era tan confuso. Me pregunté en varias ocasiones dónde estaba Dios, buscaba respuestas a cosas sin sentido, pero ahora comprendo que simplemente estaba pasando mí momento postraumático. En varios días estábamos en casa de mi suegra durmiendo en cojines, allí pasamos un mes. Fueron esos mismos los días que pude volver a encontrar sentido, traté de ir eliminando rencores, medité, respiré y comencé a tener planes para trabajar nuevamente. Busqué a Dios y pude pedirle perdón por haber sido tan dura, incluso conmigo misma.

Pasaron más días (no sé la cuenta) y ya bajaba en pon a pueblos donde había señal para comenzar a tomar órdenes, virar preparar productos y visitar correos cercanos para poder enviar paquetes de productos. No fue fácil pero, sin duda mi familia se fortaleció grandemente de ello. Lo que me daba tranquilidad es que en muchos pueblos ya funcionaba todo con fluidez, había gasolina, tiendas y ya se veían las ganas de mi país de salir adelante. Eso me dió fuerzas, muchas más.

MCV: ¿Cuáles son tus proyectos y/o planes a largo plazo?

JMF: Todo lo que llegue será bienvenido, me gustaría concretar mi pequeño negocio y llegar a expandirlo.

MCV: ¿Qué podrías decirle a todas esas mujeres jóvenes o adultas que como tú tienen talentos y desearían desarrollar de manera independiente?

JMF: Al principio pensamos que es imposible, luego vemos el poder que todas tenemos para hacerlo.

***

Las mujeres no tenemos que ser amas de casa, podemos tener nuestros propios negocios y trabajarlos desde casa, oficina y de dónde sea. La naturaleza humana está diseñada para trabajar y utilizar la congnosis, no para estar viendo un teléfono o una serie todo el día. Todos tenemos talentos, así estamos creados, sólo se necesita las ganas y el poder para poder emplearlos.

Tal y como nos demuestra Julitza, veamos la oportunidad en la adversidad, aunque nos toque empezar una y otra vez desde cero, y que nuestro compromiso de apoyar y a otras mujeres se mantenga y nos permita crecer junto a cada una de sus vivencias. Me despido, esperando que tengan un maravilloso mes… ¡Mi mes!

Lizbelia Martínez Martínez

Hija, Madre y Esposa

Egresada de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras, se desempeñó por 17 años en el campo de las comunicaciones en diversas agencias del País. Tiene una trayectoria de más de 20 años como Maestra de Ceremonias de eventos privados y multitudinarios. Ha sido colaboradora en diversas publicaciones y productora y creadora de espacios radiales como: Para Buen Entendedor y A Todo Poder, para el Programa Sabor Latino transmitido por IHeart Radio para Syracuse, NY y escuchado en toda América Latina y Puerto Rico. Se desempeña como coordinadora de eventos protocolares en el ámbito social y corporativo.

Actualmente, esta Mentor Coach de Desarrollo Personal, Organizacional, Liderazgo y Vida certificada, desarrolla e imparte talleres a mujeres y sobre todos madres bajo su proyecto #PowerfullMomys.

FB: Lizbelia Martínez

Twitter: Lizbelia Martínez

Instagram: lizbelia martinez

Email: lizbeliamartinez@gmail.com

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión