Esperanza educativa

Pensando en la educación en nuestro país, me cuestioné, ¿realmente les estamos dando a lxs estudiantes herramientas para que se enfrenten al mundo del siglo XXI? ¿Lxs estamos empoderando para que saquen su máximo potencial, defiendan sus ideales y se atrevan a transformar sus ideas y sueños en realidad?


El solo pensar que se tiene el mismo formato de educación que se usa desde hace décadas me hace posible responder, sin cuestionar, NO a esas preguntas. Sin embargo, ¡hay buenas noticias! Este año nació la Escuela del Futuro. Un modelo educativo diferente. Tuve la oportunidad de conversar con quien desde hace mucho le preocupa el deficiente sistema educativo y se atrevió a tomar cartas en el asunto, Alexandra Lúgaro Aponte. En esta entrevista me contó del propósito de esta idea, como se hizo realidad y el impacto que ha tenido en los jóvenes que la aprovecharon.


¿Cómo surge la idea de la Escuela del Futuro y en que se basa?

Al trabajar como proveedora de servicio del departamento de educación pude ver como los programas que existían no estaban a la par con las prácticas pedagógicas más modernas que da resultado en el aprovechamiento académico de los estudiantes en otros países. Puerto Rico ha estado copiando el modelo fracasado de Estados Unidos y no estudiaba ni aplicaba métodos innovadores y exitosos de países como Finlandia, Corea del Sur, Singapore, Australia y Canadá. Con ésto me di cuenta de que carecíamos de un modelo donde el estudiante pudiera analizar y usar el pensamiento crítico, que le diera las herramientas para realmente competir en el mundo laboral y que además pudieran aportar como ciudadanos al país. Entonces decidí que quería creer un modelo educativo que le

enseñara a las estudiantes finanzas, agricultura, energía renovable, periodismo, cambio climático, mercadeo y muchos otros temas que la escuela tradicional no les estaba proveyendo. La meta era crear una escuela libre de costo para estudiantes de escuela pública y privada. Construimos un currículo que combinara lo mejor de todos esos modelos educativos. y luego me di a la tarea de llamar a los profesionales más destacados dentro de esas áreas para explicarles mi iniciativa. Al día de hoy, no ha habido uno solo de ellos que me haya dicho que no, aportando su tiempo y conocimiento sin cobrar un centavo.


¿Cómo fueron escogidos los estudiantes?

Se abrió un proceso de solicitudes donde se daban 10 preguntas y lxs estudiantes debían escoger 2 y contestarlas a manera de ensayo o en un video. En dos semanas solicitaron 1,663 estudiantes del 7mo al 12mo grado de 75 municipios del país. Vimos tantas solicitudes de estudiantes que merecían estar en la escuela, pero los espacios eran limitados. Al ser todo por voluntarios y por ende gratis, no podíamos darnos el lujo de escoger más estudiantes para no incurrir en gastos que no pudieramos cubrir. Con los 42 estudiantes escogidos creamos una escuela abierta, donde cada sábado visitamos un rincón distinto de la isla, relativo a lo que se va a enseñar. Así la enseñanza es duradera, tras la aplicación de lo aprendido en la solución de problemas. En adición tenemos un estilo “train the trainer” para que estos estudiantes se vuelan maestros de otros estudiantes y se dé este modelo educativo gratuito en Puerto Rico.

¿Cómo catalogarías lo que se ha hecho hasta la fecha en la Escuela del Futuro?

Es algo que rompe con todo lo que se había hecho previamente con la educación del país. Es el proyecto que mayor satisfacción me ha brindado en mi vida completa. Los niños tienen un grado de compromiso inmenso que es esperanzador. Le abre una puerta a Puerto Rico de lo que es posible en términos de educación porque, si podemos demostrar que pudimos lograr este modelo tan avanzado sin gastar un centavo, imagínate lo que se pudiera lograr si invirtiéramos en programas educativos.


¿Cuál ha sido el “feedback” de lxs padres, niñxs y la comunidad?

Los padres están contentos y agradecidos. Los que tenían hijxs tímidos observan el cambio y lxs ven más líderes. También muchos se han sorprendido por como se han adaptado tan bien a una comunidad de estudiantes nuevos e inclusive sustituyen actividades previas para estar presente en las actividades de la Escuela del Futuro. El primer día de clase hubo una niña que me dijo: “Esta es la mejor clase que yo he tomado en toda mi vida”. Eso me sorprendió y alegró mucho que en su primer día ella se sintiera así. La comunidad ha sido lo más gratificante, ver como tantas personas han sido parte de la iniciativa. Desde la Universidad de Puerto Rico, Ada Monzón, periodistas que han dado su tiempo, centro para emprendedores, muchas entidades se han ofrecido a dar talleres y la educación a estos niñxs. Estas alianzas considero que son pieza clave del éxito de este modelo.

¿Visualizas o sueñas que esto se convierta en una escuela?

Eso sería ideal, pero yo no tengo los recursos para correr una escuela. No quiero cobrar matricula, porque quiero que todos puedan beneficiarse y tener las mismas oportunidades. Este modelo puede ser muy exitoso en diversas entidades, ya establecidas, que espero las puedan aplicar. Y si en el futuro se logran consolidar acercamientos que permitan brindar estos servicios a más estudiantes, se espera trabajar.


¿Cómo otras personas pueden involucrarse?

Regar la voz sobre el modelo educativo y lo que está logrando la Escuela del Futuro. Diseminar y llevar el mensaje para cuando volvamos a aceptar un nuevo grupo de estudiante, sean más las aplicaciones. Lo que he visto es que se están desarrollando en estos jóvenes unos líderes con una forma de pensar tan distinta que no quiero que eso se quede ahí, y la diseminación no lo permitirá.

Escuchar la voz de emoción, decisión, esperanza y visión de Alexandra me da seguridad de que estos son pasos correctos para modificar el sistema educativo del país. Y ya que eso es una aspiración mía, me daré a la tarea de aportar, apoyar y promover la Escuela del Futuro. Y si al igual que a mí, a ti te preocupa el modelo de educación de nuestros niñxs, aquí te propongo una idea diferente. La realidad es que es distinta en nuestra isla, pero no pierdas de vista que ya ha sido efectiva en otras partes, y ¿por qué no puede serlo en Puerto Rico? ¿Serás promotor del cambio efectivo o apoyarás la misma educación obsoleta?


Si quieres colaborar puedes comunicarte a escueladelfuturopr@gmail.com o zairdali@gmail.com. Sigue sus redes sociales en Facebook.

Fotos tomadas de https://www.facebook.com/pg/EscuelaDelFuturoPR/photos/?ref=page_internal y https://www.facebook.com/alugaro/.


¿Cuáles son tus pensamientos hacia esta iniciativa? Cuéntanos en los comentarios y no olvides compartir este artículo.











MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión