Mujeres… ¡juntas llegamos más lejos!


Las mujeres representamos el cambio, cuando nos valemos de nuestro impulso, de nuestros sueños, de nuestra unión y colaboración, de nuestro gran corazón. Nuestras alianzas aportan a la comunidad, nutriéndola de conciencia y transformándola.

La desconexión del individuo tiene fecha de caducidad. Mirar nuestro interior contesta muchas preguntas y nos acerca a nuestra naturaleza divina. El reto de reconocer lo que somos trae consigo paz y bienestar en este proceso llamado vida. Esto es parte de un diseño de experiencias existenciales que está fundamentado en la exploración de nuestro interior de forma curiosa y atenta. Cuando invertimos en el reconocimiento de nuestras verdaderas pasiones, el periodo de conectar se hace inminente.

Luego de que entendemos lo que somos y el proceso de aprender a conectar, pasamos al gran reto que enfrenta la mujer hoy día, el control de las emociones. Mientras desarrollamos esta inteligencia emocional, nos abrimos a la senda de una comunión plena.

Que juntas llegamos más lejos es lo que aprendí en el camino del emprendimiento. Al comenzar proyectos relacionados a las artes y a la literatura, tuve la gran alegría de toparme con mujeres grandiosas dispuestas a apoyarme, siempre muy seguras de sí. No había espacio para la competencia. Las ideas fluían y eran compartidas sin la espera de algo a cambio, sin excusas. Encontrar ese baúl lleno de posibilidades e historias por compartir, nos unía como familia, haciendo a un lado la separación.

He podido colaborar con mujeres en los ámbitos del arte y de la literatura. Estuvieron dispuestas a amar mi poesía, mis cuentos, mi arte y mis libros. Al igual las apoyé en todo cuánto pude. Fue entonces que reconocí la magia de la colaboración. La gestión grupal nos lleva a superar límites impuestos por una sociedad competitiva y a veces carente de propósito. Siempre he creído en añadir utilidad a la vida de otros, de esta manera el éxito está garantizado.

En dondequiera que encuentras una mujer emprendedora, seguramente hay más de ellas. Merece la pena contarles el relato al cual llamaré: “la exposición de arte de mujeres dispuestas”. Teníamos un sueño en común. Pintábamos mujeres, para mujeres, y nuestro mensaje destilaba el cambio que deseábamos ver. Hablando entre nosotras, pudimos concordar en una reunión para la planificación de nuestro magno evento. Percibimos que las habilidades de cada una hacían el colectivo más fuerte. El alcance al público se hacía cada vez más amplio. Entonces, nació la frase: “Juntas llegamos más lejos”, esto significa que el sueño se potencializa por el número de integrantes y que la cantidad de personas a las cuales añadimos utilidad se hace mayor.

Un sueño en grupo de mujeres con visión lleva el aroma de sus integrantes, ¡ y es un sazón que certifica el triunfo!

Jennifer Jiménez

Ingeniera y autora de Eros & Psyche y de los libros ilustrados Amores Musas y Guardadoras de lo sagrado

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión