Común Unidad


Cuando busqué el significado de “Comunidad”, encontré varias definiciones que coinciden en lo siguiente:


“… conjunto, asociación o grupo de individuos, pueden ser de seres humanos, de animales u otros, que comparten o tienen en común elementos, características, intereses, propiedades u objetivos, que viven bajo las mismas reglas”


Sin embargo; y refiriéndome específicamente a una comunidad de seres humanos, surge la interrogante: ¿Todos hemos entendido lo que significa vivir en comunidad? Sinceramente creo que no; y las razones de ello pueden ser muy variadas, no obstante, creo que la principal es que queremos un confort que no siempre considera a los que tenemos a nuestro rededor.


Me explicaré un poco mejor con un ejemplo. Una persona vive en un departamento y le encanta escuchar ópera a un volumen tal que incluso los que colindan con este también pueden oírlo, pensar que a todos (como a mí) les gusta la ópera es no considerarlos como parte de un todo; es decir, imagina por un momento lo siguiente: tu vecino, el que vive muy cerca de ti, escucha todo el día reggaetón y tú tienes que trabajar, dormir, descansar, estudiar, quieres estar en silencio o simplemente no te gusta y piensas por un momento ¿esto solo será hoy?, ¿tendré paciencia? Pero es un sonido que comenzó a las 10:00 y son las 15:00 y aún lo escuchas o incluso se repite a las 21:00 hasta quien sabe qué hora. Vamos con otro ejemplo, eres de las personas a las que le encanta limpiar moviendo absolutamente todo, pero lo haces a las 23:00 un martes y el que vive en el apartamento debajo de tu piso se quiere dormir temprano. Pongámonos, en una situación aún más compleja: sales de viaje unos días y cuando regresas consigues a personas que ni conoces durmiendo en una de las camas de tu casa ¿lo considerarías injusto o no correcto? Probablemente coincidamos en la respuesta, entonces, ¿por qué cuando nos ocurre a nosotros no nos gusta, pero cuando otro lo hace por necesidad o cualquier otra razón que podríamos justificar, queremos que los entiendan?


A lo que quiero llegar es que definitivamente para todo hay tiempo y todo pudiera ser lícito, pero no necesariamente conviene; porque debemos considerar dónde vivimos y que no todos tienen los mismos gustos ni los mismos horarios que nosotros, más allá de requerir un estricto control, pienso que se trata más de colaboración y consideración.


Si, este escrito está dedicado a aquel vecino que olvida que no vive solo o que piensa que todos tenemos los mismos gustos o que las reglas son muy estrictas. Recuerda: ¿estás dispuesto a que hagan lo mismo contigo? Que no se nos olvide “hagamos el bien sin mirar a quien”, “tratemos a los demás como nos gustaría ser tratados” y aún más allá preguntémonos ¿qué pasará cuando tengamos que dar cuentas?


Somos individuos, pero no estamos solos. Respeto y empatía son la esencia de vivir realmente en comunidad.