¿Cómo conectar todos tus cables al presente?


Una de las mejores formas de mejorar nuestro bienestar es a través de la práctica de vivir lo que está sucediendo, esto es conocido como Mindfulness.


¿Te has detenido a pensar en los momentos que vives cada día? Quizás una conversación, disfrutar de un abrazo, un sabor, una sonrisa con tu pareja, etc, probablemente muchas cosas pasan desapercibidas cuando estamos inmersos en el corre corre del día a día.


Es por ello, que el mindfulness busca conectar tus cables al presente para que realmente disfrutes del momento y aunque parece obvio, es como un deporte extremo, son muy pocos los que lo logran, ¿Por qué? porque no se trata simplemente de estar físicamente en un lugar, sino de ser conscientes de lo que ocurre en tiempo real, vivir el tan mencionado aquí y ahora, es decir, alerta y viviendo la experiencia con nuestros cinco sentidos.


Hagamos un ejemplo haciendo uso de la metáfora de las tres casas para explicarte cómo aprovechar el pasado y el futuro de forma inteligente y así puedas conectar tus cables al presente.


Imagina que vives en una urbanización donde solo hay tres casas, pasado, presente y futuro.


Tu casa es el presente, pero tus vecinas se la pasan casi todo el día visitándote y cuando no van, tú eres quien decide ir a visitarlas a ellas, es muy probable que con el tiempo se vuelva insostenible, desgastante, molesto o agotador.

Ciertamente, hay muchas personas que viven ancladas visitando al pasado y eso les impide vivir su realidad, disfrutar del presente y pensar en su futuro. Vivir visitando el pasado trunca tus sueños y tus metas, y puede alejar a otras personas de tu vida.


Así que, visita el pasado cuando tengas el firme propósito de aprender de tus errores, cuando incluso quieras encontrar la raíz emocional de lo que te impide sanar tu vida o cuando por el contrario quieras buscar un recurso que te pertenece, por ejemplo, ese momento en el que te sentiste feliz, segura, confiada, empoderada.


Por supuesto que también puedes visitar el futuro, así que date un respiro y piensa en cómo quieres que sea tu vida y haz todo lo posible y lo imposible, para que lo que sueñas sea realidad. Define un objetivo y todos los pasos para alcanzarlo. ¿Cómo es la casa en la que quieres vivir? ¿Qué lugares quieres visitar ¿Qué trabajo quieres tener?


Una vez que fijes tus objetivos, piensa en todos los pasos a seguir, fija un calendario y planifica todos los detalles. Cada cierto tiempo dale seguimiento a tus progresos y corrige los errores cometidos. Recuerda que un objetivo tiene que ser claro, conciso, medible y realista.


Pero ten en cuenta, que tu verdadero hogar es el presente, así que regresa siempre allí y si en algún momento no quisieras volver a tu casa, pregúntate, ¿Qué es lo que no me gusta de mi presente? ¿Qué es eso que me incomoda de mi presente? ¿Conozco realmente mi presente? ¿Cómo se siente estar allí?


A partir de hoy, ocúpate de sentirte cómoda allí en tu hogar, haz absolutamente todo lo que tengas que hacer; revisa, reconoce, remodela y reacomoda todo lo que consideres, así no sentirás la necesidad de visitar todo el día a tus casas vecinas.


Quizás podrías asociar todo este tema del mindfulness a técnicas complejas, pero la realidad es que simplemente se basa en prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con aceptación, interés y curiosidad.


Por eso, hoy quiero compartirte un ejercicio rápido para que conectes todos tus cables a tu verdadero hogar, esa casa llamada presente.


No importa donde te encuentres ni que estás haciendo, solo mira a tu alrededor y menciona:


5 cosas que puedas ver. 4 cosas que puedas sentir. 3 cosas que puedas escuchar. 2 cosas que puedas oler. 1 cosa que puedas saborear.

¿Terminaste? Viste que fácil es estar en el presente cuando miras a tu alrededor, dale un descanso a tu cerebro y conecta tus cables a tu presente.


Romy Elena Castro Blanco


Coach en PNL

@SoyRomyElena

@AleteodeCambio