Orgullosa de mis raíces

July 3, 2020

 

Siempre me he sentido orgullosa de mis raíces, como puertorriqueña he disfrutado vivir en esta isla y en el exterior siendo extranjera en otros países, aprendiendo a disfrutar la riqueza de la diversidad cultural.  El ser humano es tan variado como los colores de las tierras.  Todos tienen algún rol importante que aportar para mantener el balance de la misma.  El planeta nos necesita a todos en armonía.  El destructor de esta armonía es el mismo ser humano, con sus sueños egoístas de querer más, la lucha de poder y las fronteras creadas que nos separan entre naciones.  El poder puede traer la posible destrucción de lo que conocemos como armonía o paz.

 

En la cocina el sabor del guiso está en la olla, siendo una mezcla sin lucha, ni poder. Todo en ésta se combina en armonía. Es como el desarrollo de la música que es inspirada por distintas musas, donde hay notas altas y bajas, para componer una hermosa melodía.  En la gastronomía puertorriqueña se destacan tres herencias culturales básicas, la taína, la euro-española y la africana.  Dentro de todas las riquezas traídas y extraídas del caribe se forma el origen del sabor de Borikén.  Sobresaliendo las raíces taínas de nuestros nativos caribeños, donde se mantiene entre nuestros ricos sabores los tubérculos o raíces que aún contienen gran valor culinario.  Entre estas raíces sobresale la sabrosa la yuca, la rica yautía, la perfumada batata, el tierno maíz, la variedad de habichuelas o frijoles, el achiote rojizo, el ají dulce o picante, la dulce piña, la encantadora guayaba, la deliciosa guanábana y las pequeñas quenepas, entre otros.  

 

Traído al Caribe con el deseo de conquistar nos llega la cultura euro-española, dándonos nuestra rica sazón criolla que se expande por toda Latinoamérica.  Aquí se destaca nuestro sabroso sofrito, componiéndose de la cebolla, el ajo, el cilantro, el pimiento, la pimienta negra, el aceite de oliva, las aceitunas, las alcaparras entre otros sabores destacados y conocidos, entre los todos los latinos por nuestros deliciosos guisos.  También con esta cultura, nos llegan otros extractos de herencia europea dándonos una gran variedad de elementos tales como el trigo, el arroz, otros granos como los garbanzos, la olorosa albahaca, el aromático orégano, la dulce caña de azúcar, los variados cítricos, las berenjenas, todos los productos animales y los lácteos, entre muchos más.  La mayoría de estos productos eran (y algunos aún son) exportados ya que muchos no se cultivaban localmente por las diferencias climáticas del caribe.

 

La herencia africana trae más variedad y riqueza al sabor típico caribeño.  Entre estos sabores que se destacan como los más conocidos en nuestras islas.   Nos llegan otras raíces o tubérculos como el delicioso ñame, el sabroso coco, el tradicional café de altura y tierra dentro traído de Etiopía a Yauco, el kimbombó una estrella preciosa, el tamarindo como una rica fruta de contrastes agrios y dulces, las semillas de sésamo llenas de sabiduría, nuestros típicos gandules navideños,  nuestros variados plátanos o guineos, las envolturas con sus hojas como los pasteles de plátano, o yuca con varios rellenos, la gran variedad de frituras destacadas mayormente en nuestras costas que han enriquecido por años el paladar puertorriqueño, pero no por ser así son los más saludable de nuestros sabores.  

 

La gastronomía puertorriqueña se caracteriza por la amplia variedad de ingredientes y productos de distintos orígenes.  Al ser una hermosa isla con un clima agradable nos han visitado varías culturas compartiendo y dejando un legado diverso dentro de nuestro crecimiento cultural-social.  Durante el siglo pasado la variedad norte americana ha dejado también una huella entre nuestros sabores que se ven más marcados entre los más jóvenes.  Los sabores de nuestra isla son tan variados como los colores del arcoíris.  Unos tradicionales y otros más nuevos, pero hacen del Caribe un paraíso culinario.

 

Pensando en las lindas tardes de verano quiero reconocer una receta favorita que resume de manera refrescante la herencia de mis raíces, como lo son la dulce piña borincana, el rico coco africano y la caña de azúcar europea (originalmente fermentada como ron) combinado todo sobre hielo, es lo que conocemos como la piña colada, una típica bebida puertorriqueña.  Esta receta y otras inspiradas en estos sabores como mi rico bizcocho de piña colada, lo puedes encontrar en mi libro; Saboreando Salud Desde Mis Raíces.  ¡Como el coqui me siento orgullos de ser de aquí!

 

Piña Colada:

Ingredientes

Piña fresca 

Jugo de piña

Leche de coco

Azúcar turbina o morena a gusto (opcional)

 

Procedimiento

Licúe todos los ingredientes sobre hielo y disfrute con buena compañía.

 

Colaboración por Lydibel Porrata 

Autora de Saboreando Salud Desde Mis Raíces

30 de junio de 2020  

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión