Monitoreo en los Sistemas de Gestión – A distancia

 

Gestionar un monitoreo a distancia pareciera ser un mito que desestabiliza a la Alta Dirección de algunas organizaciones; por una parte, es comprensible cuando hay trabajadores que no están comprometidos con la empresa, con su rol como profesional o como trabajador. Si bien es cierto que hay jefaturas o gerentes que durante mucho tiempo han creído, quizás con cierta base, que con presión desmedida, malos tratos, acoso laboral o una combinación de estas y otras actitudes lograrán su objetivo; también es cierto que desde hace algunos años, posiblemente no tantos como yo quisiera, ha comenzado a generarse en las empresas la implementación de habilidades blandas que permitan crear un empoderamiento de los trabajadores en su rol; independientemente de lo que hagan, para lograr que cada uno dé lo mejor de sí; no obstante todos tenemos características distintas y no todos somos líderes; aunque  muchos pretenden serlo sólo por una posición o carácter que poseen; por lo que lo que esta práctica es verdaderamente poderosa en las organizaciones, algunas ya se han dado cuenta de ello, para aprovechar las aptitudes y las buenas actitudes de sus trabajadores, de modo que se puedan complementar unos con otros.

 

Entonces, en este momento coyuntural para muchas organizaciones, en el que puedan estar pasando por un punto de inflexión; creo firmemente que se pueden desarrollar y/o implementar distintos métodos para el logro de sus metas; o quizás evaluar la posibilidad de establecer unas nuevas. Por lo que, se necesitaría realizar una planificación considerando tres vertientes; para definirla pensando en lo que se necesita como empresa, asegurando productividad y un mayor compromiso.

 

¿En qué consiste el método que planteo? Básicamente en tomar tres acciones:

  • Planificar en forma clara y específica las actividades a realizar, estableciendo un cronograma que contemple responsables, tiempos y por supuesto actividades, pero además considerando espacios para imprevistos y de no utilizar ese tiempo, entonces continuar con lo planteado.

  • Establecer la forma en la que será realizado el monitoreo del cumplimiento de las metas; esto con el objeto de evitar que se cometa el error común; es decir, ejercer presión y seguimiento tan continuo que al final no se puedan realizar las tareas asignadas. Aunque no todos son disciplinados en el trabajo a distancia; hay que fomentarlo, comenzando con la expresión de confianza.

  • Mantener la reportabilidad por área y la evaluación e implementación de las mejoras identificadas; esto con el objeto de implementar estrategias que puedan permitir el aprovechamiento del tiempo y los recursos.

Estas acciones podrían parecer simples; pero la mejor medida es que todos pongamos de nuestra parte para alcanzar las metas, realizar las actividades y por sobretodo, y en la medida de lo posible, mantener la continuidad y productividad operacional; asegurando así la permanencia de la organización.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión