Mi Historia de Origen

January 12, 2020

Levantarme cansada, check... Llegar al gym arrastrándome por culpa de las Navidades y todo lo que voy a comer y beber, check... Salir to’ sudá de hacer ejercicios bajo un aguacero y pisar un hormiguero, PRICELESS! Fue sólo un instante, reaccioné lo más rápido que pude. Me bañé en el parking con el agua congelada que me quedaba del workout, casi hago un striptease en la calle, pero no pude impedir que las hormigas me castigaran por haber invadido su espacio. Ellas aparecen constantemente en mi cocina, dedico bastante tiempo y esfuerzo para desterrarlas de mi Reino pero en ese momento pensé que se estaban vengando por todas las masacres que he cometido en contra de su especie.

 

De camino a mi casa y después de recitar en secuencia repetitiva todo el repertorio de malas palabras que usualmente fluyen melódica y angelicalmente de mi boca, respiré. Las cosas pasan por algo, me dije, así que comencé a reflexionar para poder encontrar no el “por qué” del evento sino el “para qué”...siempre quise ser especial, tener un apodo distintivo, ser clarividente, algo que me diferenciara de todos a mi alrededor…sumergida en esa reflexión y con el latir de las picadas por todos lados, se me prendió el bombillo, OMG! Ahora es que es, se me dio! Este es el comienzo de mi historia de origen como Súper Héroe!!!!! Ya entiendo porqué llegó un gato negro a mi vida, a veces puedo jurar que nos comunicamos telepáticamente, él me da consejos muy sabios! Resulta que son ellas las responsables de mi transformación, llevan tiempo estudiándome y preparándome para convertirme en una mejor versión de mi personaje, estoy lista para mis súper poderes!!! (En mi casa somos Marvel Fans, yo personalmente he visto las 22 películas, más de una vez).

Percibo que mi fuerza de voluntad está aumentado gracias a la modificación porque cada 10 segundos quiero rascarme salvajemente pero me contengo, ya me siento más fuerte, yeiiii!! Trato de adivinar qué otras capacidades voy a desarrollar, cuál será mi nueva identidad como Mujer Hormiga...mujer hormiga?!...Mujer hormiga?!?!?...Yo no quiero ser La Mujer Hormiga!!! Qué poderes tiene ella??? Encontrar dulces y pan más rápido??? Eso lo puedo hacer ya!! Yo quiero ser el personaje principal, la que encuentra la solución, la que no le teme a nada. Usando mis dotes de telepatía que me funcionan tan bien con el gatico, envié la señal al Universo. Yo quiero ser la Mujer Maravilla! (aunque ella es de DC, pero eso se los explico en otro momento).

 

Con mucha emoción y lista para mi transformación, pasó un día pero no sentí nada diferente en adición al picor. Claro, eso no es así de rápido, toma tiempo en lo que entra en mi sistema y se manifiesta, me dije para no perder la ilusión. Pasaron un par de días más y tampoco se presentaron. Miré a mi compañero prietico pero me dijo, las habilidades se desarrollan poco a poco, hay que darles tiempo en lo que termina la transmutación. Al cabo de una semana, acepté que no iba a convertirme en la protagonista de una película de acción y le enseñé a Negry lo único que me dejaron las hormigas, unas ronchas gigantes que todavía no se han ido. Él me sugirió que buscara la lección.

 

Ya que el destino no quiso que formara parte del Justice League y siguiendo las recomendaciones de mi consejero fiel, continué buscando el “para qué”. Tuve que reflexionar sobre el tema, aún más con el nuevo año que llega junto a una nueva década. Las hormigas no me transformaron en súper héroe pero me hicieron pensar y ver las cosas de otra perspectiva aunque me tomó más tiempo del que debería. No fue nada fácil aceptar que no necesito un agente externo para concluir mi metamorfosis, que el gen lo llevo en mi ADN desde mi comienzo. Quizás estoy invirtiendo energía equivocadamente en las cosas que no tengo en lugar de disfrutarme las que sí he logrado. Quizás me estoy poniendo demasiada presión en ser perfecta en vez de celebrar todo lo que he superado y aprendido. Quizás algo tan sencillo como estar presente para mis hijos, encontrar las cosas perdidas en la casa, levantarme todos los días y seguir batallando para alcanzar todo lo que quiero en ésta vida, son mis súper poderes. Quizás, igual que muchas a mi alrededor, sin darme cuenta ya me he convertido en la Mujer Maravilla.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión