MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Susana Reina: empoderamiento y FeminismoINC

February 12, 2018

       

 

         Cuando te encuentras frente a Susana Reina es inevitable querer escuchar lo que tiene que decir. Es una mujer con don de palabra y mucha firmeza, enérgica y agradable; te brinda esa sensación de como si la conocieras desde hace mucho tiempo. Nuestra conversación fue en uno de los pocos lugares de San Juan con luz eléctrica, a casi dos meses y medio del paso del huracán María. Confieso que fue muy alentador y esperanzador saber que una mujer extranjera estuviera trabajando en mi adolorido país y organizando una actividad para el empoderamiento de la mujer. Escucharla mientras nos dábamos un rico café fue como darme una ligera sacudida, algo así como un: «Sí, chama, fue duro, pero todo continúa y hay mucho por hacer».

 

         Esta emprendedora mujer, Susana Reina, es nacida en Venezuela, madre de dos hijos y casada, psicóloga con un magíster en Gerencia de Empresas, coach ontológico empresarial, actual vicepresidenta de Desarrollo Corporativo Grupo Multinacional de Seguros, especialista en Políticas Públicas con Enfoque de Género y directora fundadora de FeminismoINC y feminista. Otros de sus tantos logros que podemos destacar son: directora de la Fundación José Félix Ribas (1985), coordinadora de Liderazgo y Visión (1995), directora de Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (1996), comisionada para la Modernización de la Gobernación del Estado Zulia (1998), gerente de Organización y RRHH Seguros La Occidental (2001), fundadora de Alianza Venezolana Empresarial por el Liderazgo de las Mujeres AVEM (2017), docente en LUZ, URBE, UIM (Unión Iberoamericana de Municipalistas), UOC (Universidad Abierta de Cataluña, Barcelona), UIMP  (Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Madrid), UC (Universidad del Caribe, Panamá) y facilitadora independiente de Talleres y Seminarios.

 

         Su organización FeminismoINC es una Organización No Gubernamental, sin fines de lucro, que trabaja por el empoderamiento femenino para que más mujeres accedan al poder económico, político y social en sus ámbitos de influencia. Su norte es apoyar a mujeres de carrera empresarial para que identifiquen modelos patriarcales de dominación y diseñen estrategias conducentes a su propia afirmación como seres humanos. FeminismoINC también, brinda asesoría a organizaciones para que incluyan perspectiva de género en sus políticas y programas, de forma que alcancen paridad en las posiciones decisorias y eviten la discriminación por sexo en sus prácticas gerenciales. FeminismoINC está organizada en RED, para brindar talleres de formación, realizar consultorías, fijar posición ante situaciones públicas en torno a la Mujer, conducir sesiones de «mentoring» y «coaching» grupal e individual a todos los interesados en el tema.

 

        

         Para Susana, el feminismo ha tenido un renacimiento y es no es casualidad que en 2017 haya sido seleccionada como la palabra del año por el diccionario Merriam- Webster. También, atribuye esta renovación a las redes sociales y al impulso de la importancia de que las mujeres nos organicemos y unamos para combatir conductas discriminatorias hacia el género femenino. Resalta que aunque el feminismo sufrió un letargo a finales del siglo XX, actualmente muchas mujeres han retomado la batalla para que los derechos de las mujeres sean reconocidos y defendidos.

 

         Según nos cuenta, el feminismo actual tiene una agenda cargada, a pesar de que es un movimiento social que lleva tantos años de instauración: «Hay muchos países que ya cuentan con buenos instrumentos para que la mujer pueda reclamar sus derechos, una cosa es la igualdad de libro o formal y otra cosa es la igualdad real o sustantiva o la igualdad de derecho, es decir, que pasar de la letra escrita a la acción es una tarea pendiente. Por ejemplo, en muchos países las mujeres pueden denunciar el maltrato o el acoso, se pueden divorciar, reclamar sus derechos, etc., pero la operatividad para que estos procesos se puedan concretar son muy burocráticos o implican el culpabilizar a la víctima, y por esto es muy difícil decir que exista una igualdad real. El feminismo actual tiene como mayor peligro al «nuevo machismo» o «machismo moderno» que se manifiesta a través de nuevas modalidades de rechazo, pero más sutiles e igualmente peligrosas. Este tipo de machismo es observable principalmente en los medios de comunicación y la publicidad, pues insiste en promover el control o la dominación disfrazada de liberación, pongamos como ejemplo, que en una campaña publicitaria se defina lo que es ser una «mujer real» o lo que es «la nueva belleza». Debemos estar conscientes de que cualquier cosa que condicione nuestra toma de decisiones no es libertad real».

 

         Sobre las cosas que le quedan por hacer al feminismo actual, destaca la conciliación laboral y familiar, que es la distribución equitativa de la carga doméstica, que le quita tanto tiempo y satura tanto a las mujeres: «Se nos señala que somos libres para trabajar fuera del hogar, pero lo cierto es que sumado a esto cargamos con casi toda o toda la responsabilidad de las tareas del hogar. Lo ideal sería que las tareas domésticas fueran compartidas con la pareja, pero no es la realidad, tampoco es una labor que ni se remunera ni se considera y ni se agradece e incluso, limita la participación de la mujer en el activismo social, cultural y político. Por otro lado, creo que con el feminismo actual estamos tratando de romper con la manipulación patriarcal que insiste en hacer creer que las feministas son todas unas amargadas y frustradas que odian a los hombres; y que nuestro verdadero propósito es lograr la igualdad y el empoderamiento del liderazgo femenino, que busca conciliación y negociación con el género masculino para repartir el poder».

 

         Respecto a la pregunta, sobre su opinión de si cree que hay un solo feminismo o si coexisten distintos feminismos, considera que: «El feminismo es diverso, que no existe un solo feminismo porque sus variaciones o diferencias dependen de cada cultura y que como movimiento social se nutre de la cultura de la que emerge». Para Susana, los movimientos en Argentina, México y España son sumamente fuertes, el de Estados Unidos es un movimiento más bien de tradición, pero que paradójicamente nunca ha tenido una presidenta: «Creo que el feminismo en Latinoamérica se diferencia al de Estados Unidos porque en los países latinoamericanos las mujeres han tenido que salir a luchar por lo que necesitan gracias, y sí, digo gracias, a la crisis económica o a la economía de subsistencia, y que sumado a que cuando hay hijos de por medio, no hay barreras que le impidan transitar por campos o áreas no tradicionales. Las mujeres latinoamericanas son más aguerridas en la práctica de lo real. Por ejemplo, en América Latina y el Caribe es donde hay más mujeres activas, proporcionalmente, en los parlamentos y concejalías de todo el mundo. Creo que esto tiene que ver con las mujeres de la cultura «todoterreno o 4 x 4», avezadas y arriesgadas que trabajan para conseguirlo todo. Sin embargo, siento que las feministas norteamericanas y españolas son más organizadas y trabajan una real residencia en la reformulación de políticas públicas, y esto es algo a lo que deberíamos darle mayor atención.

 

         Respecto al movimiento feminista en su patria, Venezuela, nos comenta que hay varias generaciones que se remontan a la década de los sesenta que fueron senadoras, activistas de los derechos humanos, representantes ante la Comisión Interamericana para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer y de las Conferencias Mundiales de la Mujer, que están en plan de retiro, pero al igual activas: «En la actualidad, hay una nueva generación de mujeres de organizaciones públicas y privadas que se han involucrado en el movimiento feminista y se han organizado en redes, como la Red de Derechos Humanos de Mujeres, Red Naranja, Red Feminista del Zulia, y que gracias a algunos organismos de cooperación internacional a los que todavía se tienen acceso, se han podido lograr fortalecer estas redes y ampliar su alcance a distintos ámbitos. Por ejemplo, en el ámbito empresarial acabamos de conformar la Alianza Venezolana Empresarial para el Liderazgo de las Mujeres (AVEM) con el apoyo y de fe de Cámaras, que es la asociación gremial más grande del país. Es un gran logro porque nunca en el ámbito empresarial privado el tema de la igualdad de derechos de género se había tocado o había sido parte de la agenda de los directivos de la junta o accionistas. Gracias a la presencia del programa Naciones Unidas para el Desarrollo y Su Sello de la Igualdad y a las tendencias de las transnacionales que hacen vida en el país, ha ido calando un poco más el feminismo. Por otro lado, actualmente en Venezuela tenemos una situación crítica social, política y económica y cuesta un poco más hacer notar que el tema de las mujeres no está desligado del tema de la crisis y esto es lo que estamos trabajando en las redes, no dejar en segundo plano el tema de los derechos humanos, sino transversalizar el cómo la discriminación de las mujeres de los espacios de la toma de decisiones o de las crisis de salud, educación o seguridad no tienen solución si las mujeres no nos involucramos».

 

         Como mujer empoderada, Susana define el empoderamiento como la toma de conciencia de nuestro verdadero poder, el poder no visto como algo ajeno o externo aparte a nosotras, sino que parte de lo personal y que busca transformar espacios tradicionales de poder. Por ejemplo, subraya que el mundo empresarial y las organizaciones partidistas políticas, son estructuras creadas por hombres con lógica masculina y todas las reglas, normas, incentivos y propuestas tienen una intención de hombres: «Entonces, desde siempre se nos dijo que las mujeres tenemos que amoldarnos para encajar y esto hizo que muchas mujeres se masculinizaran para poder alcanzar el poder y ahora pretendemos que la mujer pueda trabajar con el poder sin temer para apropiarse y cambiar esas reglas. Así que, para nosotras es un trabajo de doble nivel: personal porque tengo que ganar confianza y seguridad en mí misma y poder expresarme con mi voz para lograr cambios y organizacional e institucional para generar espacios de actuación mucho más cómodos. Por ejemplo, en mi caso, para poder lograr mi posición actual en el mundo empresarial tuve que batallar a punta de codazos, tragar lágrimas, abandonar a mis hijos y hacer de todo para poder encajar y lograr ser vicepresidencia de un grupo de empresas de seguros, pero quisiera que esto fuera diferente para las futuras generaciones, que las próximas profesionales no tengan que elegir entre la familia o el trabajo, que ambas puedan ser compatibles por que cuentan estructuras de apoyo que le permiten aspirar a ese acceso. Esto hay que construirlo y se logra a través del empoderamiento. Empoderar es una ambición global acerca del desarrollo que como mujeres al que tenemos derecho y que a través de la educación, mensajes, redes y de colaboración entre mujeres o sororidad, que rompe con el esquema de que las mujeres nos odiamos, envidiamos o no nos permitimos progresar, que lamentablemente es así, pero necesitamos cambiarlo».

 

         Finalmente, la aspiración de FeminismoINC en 2018 es consolidarse: «Vamos para nuestro tercer año como Organización No Gubernamental y estamos trabajando básicamente con los países del Caribe. Lo que le ofrecemos a toda mujer que desee lograr el empoderamiento u organización que desee hacer espacios de trabajo más inclusivos es el acompañamiento a través de la formación y la consultoría. Tenemos un programa precioso que se llama Coaching para Atrevidas que se hace vía online y que es excelente para adquirir competencias conversacionales que empoderen con conciencia de género. Ya vamos por el tercer grupo y consta de una formación de seis semanas. La idea es adquirir conocimiento individual, pero a su vez unirnos para crear intercambios culturales y de negociación que abran puertas. También, estamos haciendo mucho trabajo de investigación acucioso a través de los medios y divulgación, que para mucha gente es primera noticia y que pone al descubierto las prácticas indeseables de un sistema patriarcal machista que tiene que morir. Nuestro deseo es que en un plazo de diez años ya nadie tenga que hablar de feminismo porque ya hemos alcanzado la real igualdad. Estamos abiertas a recibir invitaciones de donde sea para colaborar y agradezco muchísimo la apertura que he recibido en Puerto Rico, con las organizaciones que hemos entrado en contacto».

Las interesadas pueden acceder a la información a través de las redes sociales en FeminismoINC, pueden visitar su blog: www.feminismoinc.org o escribir a: susanareina@gmail.com/ sreina@multinacional.com.ve/ info@feminismoinc.org. De hecho, FeminismoINC busca colaboradoras interesadas en escribir, aportar y educarse.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload