Meditación presencial


Yoga y meditación son ciencias que se practican hace al menos cinco milenos en civilizaciones de oriente. Durante el siglo pasado comenzaron a practicarse con alguna intensidad en lo que conocemos como el mundo occidental. Podemos observar como recientemente estas disciplinas han ganado gran popularidad. Hoy hablaremos específicamente de meditación y cómo puede ayudarnos a alcanzar estados elevados de conciencia que apoyan nuestro bienestar personal y el colectivo.

Si le pregunto, ¿qué quiere o espera de la vida?, ¿cuál sería su respuesta? Es posible que lo primero que viene a su mente se algo material o una meta personal; un carro, una pareja, un título universitario, entre otras alternativas. Estas metas tienen su momento de felicidad, sin embargo, ese momento se disipa tan pronto algo nos desilusiona de ellas. Deseamos lo “bueno”, el carro nuevo, pero no lo “malo”, cuando nos deja a pie. A esta alternancia de ilusión/desilusión se le llama dualidad. En Yoga se le dice Maya a la ilusión, lo mismo que me ilusiona en algún momento me desilusiona, dualidad. El deseo de lo “bueno” es la raíz del sufrimiento porque en algún momento ese deseo nos desilusiona. Como consecuencia de la desilusión el ser humano sufre una sensación de estar incompleto, le falta algo. Y así la persona vuelve a buscar felicidad en otra cosa o en otra meta, para sentirse completo, y vuelve a desilusionarse, sufre y el círculo vicioso se repite.

Por otra parte, si profundiza en la pregunta anterior, ¿qué quiere o espera de la vida?, dada una reflexión interior intensa sobre lo que usted es, llegará a darse cuenta que busca una felicidad permanente, que no le desilusione. Para llegar a ese estado mental, no hay cosa en el mundo de la materia, o en el plano sentimental, que llene el vacío, porque siempre habrá momentos de desilusión o de perdida, de incompleto. Donde único se logra encontrar la felicidad permanente es en el interior, trascendiendo la dualidad y el sufrimiento. El proceso de interiorización es personal, nadie lo puede hacer por usted.

Hay otros estados de la mente que nos cusan sufrimiento. Podemos hablar del remordimiento, la frustración de haber tomado decisiones incorrectas en el pasado. También podemos hablar de la ansiedad que nos causa la incertidumbre de lo que pueda pasar en el futuro, a veces por nuestras decisiones, o peor aún por las cosas que sentimos están fuera de nuestro control. En ambos casos se sufre por cosas o eventos que no existen. En el pasado tomamos la decisión con lo que teníamos de frente para deliberar, no podemos ir atrás a cambiarlo. Lo que ocurrirá en el futuro tampoco existe y por tanto no tenemos elementos para deliberar y tomar la decisión perfecta. Solo el presente está a nuestra disposición y donde podemos trabajar.

Entonces, ¿cómo logramos interiorizar y estar en el presente? Hay muchas técnicas para esto, entre las más sencillas se encuentran las de Meditación Presencial o en el inglés Mindful Meditation. Las técnicas de Meditación Presencial nos permiten anclarnos en el momento presente controlando los pensamientos de sufrimiento, de perdida, de remordimiento y de ansiedad, entre otros. Nos permiten experimentar la presencia de nuestro verdadero ser y de sentir que no hace falta nada, que estamos completos. Una práctica sencilla pero efectiva que todos podemos hacer de Mindful Meditation es la de observar la respiración. Sentado en quietud, con los ojos cerrados, experimente el aire entrar a sus pulmones y salir de ellos, sin juicio, sólo observe y experimente. Esta práctica sencilla es muy efectiva en momentos de ansiedad y puede hacerse en cualquier lugar, en cualquier momento.

Actualmente toda una rama de la psicología, la Neurociencia, se dedica a estudiar los efectos de la meditación en el ser humano. Estudios demuestran que la Meditación Presencial produce activación de la amígdala, región que se relaciona a la reducción de ansiedad, mejor memoria, atención y función inmune, y al control de las emociones (Desbordes, et. al. 2012, Holzel et. al. 2009, Davidson, et. al. 2003). También se ha demostrado que mejora la concentración de masa gris en el hipocampo, lo que se relaciona a la consolidación de memoria reciente, al sentido de navegación y la orientación espacial (Holzel et. al. 2011). Muchos otros neurocientíficos están avanzando en este campo diariamente. Estos resultados demuestran que la meditación podría ayudar a personas con problemas de déficit de atención, ataques de ansiedad, demencia senil, e inclusive Alzheimer, entre otras condiciones.

Practicando técnicas como la Meditación Presencial usted puede mantenerse en el estado presente, evitando así remordimientos del pasado y ansiedades futuras. También le permite interiorizarse para experimentar su ser interior y su verdadera naturaleza. Más aun, la ciencia está demostrando sus efectos en el sistema nervioso, lo cual explica las sensaciones de bienestar que produce la práctica frecuente de meditar. Le invito a que haga de la meditación un hábito para su bienestar diario. La práctica disciplinada de la meditación le permitirá vivir cada vez más continuamente en un estado de paz a usted y a su familia.

El Dr. Orama es catedrático de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayaguez. Fue iniciado como instructor (Shiromani) de Sampoorna Hatha Yoga en noviembre de 2007 a través del Mahadevi Yoga Center de Mayagüez. Ofrece talleres de Jnana y Raja Yoga para el curso de instructores de Yoga en el mismo Centro. Durante el año 2009 creó el curso sobre filosofía del Yoga en línea. Más adelante modificó dicho curso para añadir la práctica y meditación, de esa forma lo ha ofrecido a través del DECEP en el Recinto de Mayagüez de la UPR. En 2010 comenzó estudios con el Self Realization Fellowship, organización guiada por Paramahansa Yogananda, uno de los más notables precursores de Yoga en el occidente. Se inició como Kriya yogi (Kriyaban) en Los Ángeles durante el verano de 2011.

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión