¡Enamórate de… tu estómago!

Bueno, en realidad enamórate de tu sistema digestivo completo.

¿Sabías que a nuestro estómago se le conoce como nuestro segundo de tres “cerebros”? Estos “cerebros” son redes neurológicas con inteligencia y memoria independiente. Esto quiere decir que puedes procesar emociones con ellos. El intestino responde distribuyendo salud o enfermedad al resto de nuestro cuerpo.

Para amar a nuestro estómago debemos alimentarnos bien. Estoy segura que todos sabemos eso, pero ¿por qué no lo hacemos? Pues quizás es un poco de fuerza de voluntad, otro poco de re aprender como nutrirnos con comida y quizás mucho de que hacemos de la alimentación una respuesta emocional y mental. Aceptando y comprometiéndonos a alimentarnos mejor (y dejar de decirnos que solo nos comeremos una galleta hoy y en realidad nos comemos una sola todos los días desde hace mucho), es importante estar conscientes de lo siguiente: solo comiendo lo que nos nutre podremos apoyar de modo óptimo nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestra vida.

Es sumamente importante que nuestros alimentos sean limpios y que no le añadan mas tóxicos a nuestras vidas. Aún más importante es nutrir nuestro cuerpo en la cantidad y necesidad diaria. ¿Verdad que muchos cuidamos preventivamente nuestros carros pero no nuestro cuerpo? ¿Quién, a sabiendas, decide no hacerle ese cambio de filtro que necesita cada 3 meses o 3 mil millas?

Es por esto que es necesaria la suplementación. Nuestros alimentos carecen de las cantidades de nutrientes y vitaminas que necesitamos diariamente debido a la pérdida de calidad nutricional en los suelos y a los procesos químicos a los cuales les sometemos desde que los plantamos hasta que llegan a nuestra mesa. Esa necesidad de suplementación diaria debe estar basada en complementos no sintéticos y cultivados sin tóxicos, además de contener los ingredientes necesarios y la cantidad diaria adecuada que nuestro cuerpo necesita.

Otros dos pasos importantes para enamorarte de tu estómago son los pro bióticos y las enzimas. Una limpieza y apoyo regular al intestino restablece una función física saludable y es necesaria para el manejo de las emociones y una mente clara. Una función digestiva baja está científicamente asociada a un estado anímico bajo. ¡El 90% de la serotonina de tu cuerpo es producida en el intestino! (La serotonina son neurotransmisores que se encuentran en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de ánimo).

Los pro bióticos ayudan a mantener colonias de micro flora saludable y bacterias buenas en nuestro intestino. Las enzimas apoyan la conversión de comida a engería celular y la producción saludable de enzimas metabólicas. También existen suplementos para limpiar el tracto gastrointestinal y el limón ayuda a apoyar la habilidad natural del cuerpo de limpiarse. A mí me encanta echarle varias gotas de aceite esencial de limón de grado puro terapéutico a mi agua todos los días.

Incorpora estos cambios a tu vida y verás que enamorarte de tu estómago es amar a tu cuerpo y querer una mejor vida.

Para saber cuáles son mis aceites esenciales favoritos, por qué no todos los aceites esenciales son iguales ni tienen el mismo efecto, y como ahorro comprándolos, nos puedes escribir a: edicionmcv@gmail.com.

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión