MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Sin Recreo

January 3, 2017

 

Entrevista a la maestra Betsy Serrano

 

MCV: Cuéntanos un poco de tu niñez y adolescencia

 

BS: Mi niñez y adolescencia la viví en el Barrio Barros, Sector Limones de Orocovis, rodeada de muchos niños y jóvenes. Durante mi niñez estudié en el Colegio San Juan Bautista y luego en la Escuela S. U. Sanamuertos, de este mismo pueblo. Siempre fui extrovertida. No me gustaban las injusticias, me gustaba mucho todo lo que fuera dibujar, hacer manualidades, crear y sobre todo hablar; estudiar no era mi habilidad principal, aunque siempre mantuve muy buenas notas. Durante mi adolescencia ninguna de estas cualidades cambiaron, siempre fui en esencia una creadora de cosas, lo que no había me lo inventaba. Estudié mis grados superiores en la Escuela Alberto Meléndez y la José Rojas Cortés, del mismo Municipio. Mis padres ambos trabajadores del gobierno, me mostraban la importancia de ser un buen servidor público, eso no lo olvido, siempre me enseñaron la importancia que tenía servir a los demás.

 

MCV: ¿Cómo percibiste tu educación cuando estabas en escuela superior?

 

BS: A pesar de los grandes retos que siempre ha enfrentado la educación, mi tiempo de escuela superior fue grandioso y como todo, habían maestros dispuestos a dar todo para que aprendiera y otros que simplemente no les interesaba educar. Ahora que lo veo de una manera distinta, puedo ver las limitaciones que tuve en algunas destrezas para poder enfrentar la vida universitaria y adulta, especialmente en las matemáticas y el inglés. En cuanto a mi formación sobre valores como ser humano, fue excepcional. Esta es una de las cosas que mas valoro de mi educación, tanto la recibida en el hogar, como en la escuela. Este último punto ha sido clave en muchos de los proyectos que he realizado.

 

MCV:¿Cuándo decidiste ser maestra?

 

BS: Mi día a día era ver a mi amada madre sentada haciendo planes en la mesa del comedor, hasta el anochecer.Siempre fue muy organizada y dedicada a su profesión. En los días que visitaba su sala de clases, para mi era impresionante ver la manera en que ella educaba, con tanto respeto a sus estudiantes y tanta motivación hacia su clase de Ciencia. ¡Los estudiantes la amaban! Era un ser de luz para cada uno de ellos. El ver todo lo que lograba para mi era admirable y digno de ser emulado, es aquí que nace esa pasión por enseñar, pero más aún el poder ayudar a un niño o niña en su vida. Cuando comencé mi Universidad, entre por Ciencias, pero de inmediato cambié a Educación en Salud Escolar. También hubo maestros que influyeron en mi decisión. Recuerdo con mucho amor mis maestras de primaria y un maestro de matemática, el Sr. Pagán de escuela superior, cómo olvidar su paciencia, tratando de que aprendiera algo de Álgebra, ¡era digno de admirar! También me inspiró mi maestro de español de superior, el Sr. Torres, que siempre me retó a ser mejor. Gracias a estas personas decidí dirigirme a esta carrera.

 

MCV: ¿Cómo contrasta tu percepción de la escuela de antes a la que estás viviendo?

 

BS: Estuve trabajando por 5 años en una Escuela Superior del área de Bayamón. No puedo comparar pues el contraste cultural entre una escuela del campo y una de la ciudad es muy grande. Hablando de recursos y equipo no he visto mucho avance, recuerdo estar en mi escuela superior utilizando unas computadoras Apple, para realizar un video de una clase en el programa Quick Time. Este no es el caso de mis estudiantes, los cuales no tienen recursos ni equipos disponibles en la escuela para realizar sus trabajos, o al menos tener la experiencia de utilizar estas herramientas que ya son parte esencial en cualquier espacio educativo y empleo.

 

Hay muchas cosas que han cambiado en educación tanto para los maestros como para los estudiantes, pero más que cualquier otro asunto el problema radica en que ya nuestros estudiantes exigen otras maneras de enseñanza para lograr su aprendizaje y esa necesidad no está cubierta, de hecho, la historia nos empuja a otra dirección en la educación, pero no se atiende con la prioridad que debería.

 

MCV: ¿Qué retos encontraste y cuál fue el resultado de los mismos?

 

BS: El reto más grande que he encontrado, es el sentir que los estudiantes no aprenden de la misma manera en que lo hicimos nosotros. Las estrategias empleadas en años pasados no funcionan con todos los estudiantes. El mundo ha ido evolucionando, cambiando y seguimos educando de la misma manera en que lo hacíamos en los años 50, mientras tenemos una diversidad de estudiantes que pide a gritos ser atendida.

 

Como educadora percibí que no llegaba a mis estudiantes y que el proceso de enseñanza y aprendizaje actual no brindaba resultados, de esta manera comienzo a cuestionarme y a sentir que algo falta en la fórmula. Como educadora emprendedora busqué qué hacer y comencé a preguntar a mis estudiantes para escuchar qué es lo que desean aprender y cómo deseaban aprenderlo. De esta manera logré hacerlos parte activa de su aprendizaje. Muchas veces perdemos de perspectiva que aprendemos hasta de las cosas más sencillas que tenemos a nuestro alrededor.

 

MCV: ¿Cuánto alcance tiene hoy Sin Recreo?

 

BS: Sin Recreo • LAB comenzó como comienza todo proyecto, detectando una necesidad, en este caso en el entorno de los jóvenes. De esa necesidad nace la idea de brindar un espacio para leer, crear, construir, idear, investigar, compartir, aprender, tener experiencias; un espacio en el que pudiera validarse el compromiso de los jóvenes con su sociedad. Este comienza siendo un proyecto de pequeño impacto, el cual ha sido “apadrinado” por varias personas que al igual que yo, sienten un gran compromiso por la educación del país, pues saben y reconocen que éste es el comienzo de cualquier cambio social. Los jóvenes han tenido la oportunidad de participar en eventos y tener entrevistas con personas que jamás imaginaban.

 

MCV: ¿Cuáles son los beneficios que ha derivado cada estudiante dentro de este proyecto?

 

BS: Los jóvenes de Sin Recreo • LAB, han podido desarrollar una conciencia de su entorno que antes no tenían, sienten un total compromiso por contribuir al cambio del que tanto hablamos pero poco se trabaja. A raíz de diversas experiencias y trabajos realizados creando proyectos sociales, han podido practicar sus destrezas de redacción, comunicación, liderazgo, creatividad, de igual manera han podido sacarle partido a sus habilidades. Han conocido historias maravillosas de personas que hacen el cambio y cada una de estas historias han servido de motivación y crecimiento para ellos. Este proyecto ha sido de crecimiento para todos.

 

MCV: ¿Cuáles son los beneficios comunitarios que ha obtenido el vecindario?

 

BS: En este momento los jóvenes han podido lograr crear un gran impacto en su entorno escolar, en sus compañeros y más que nada en sus vidas. La próxima fase es crear proyectos no solamente para su escuela, sino para sus respectivas comunidades, en donde ellos se darán a la tarea de detectar necesidades para trabajarlas. Creo que el mayor beneficio comunitario que estos jóvenes han aportado, es el tener las ganas de querer crear un mejor país y que cada uno está trabajando para así lograrlo.

 

MCV: ¿Cuáles son tus perspectivas futuras en Sin Recreo y/o proyectos futuros?

 

BS: Las perspectivas futuras para Sin Recreo son varias, pero lo más que queremos es brindar un espacio inspirador donde los jóvenes puedan encontrar recursos para la creación de proyectos que cubran las necesidades que ellos mismos detecten dentro de sus comunidades o escuelas, utilizando herramientas ágiles para la planificación de los mismos. Además, poder nutrirlos con destrezas necesarias para la vida en comunidad y laboral, con la ayuda de mentores que aporten con sus conocimientos. Otro de los proyectos futuros, es crear una plataforma digital donde tengamos una red de jóvenes SIN RECREO•LAB de toda la isla, en donde puedan exponer los proyectos que están trabajando en sus respectivas comunidades, para de esta manera aprender unos de otros. También queremos añadir en esta plataforma otros elementos de ayuda a la comunidad en general.

 

Sueño con que otras escuelas y comunidades quieran llevar a cabo este proyecto.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload