María Libertad Gómez Garriga: una transgresora en la política puertorriqueña

Dentro de la historia política puertorriqueña hay una mujer que trasciende las barreras impuestas de los estereotipos y prejuicios sociales. María Libertad Gómez fue esa valiente utuadeña que tuvo una participación activa en un espacio dominado por hombres, dejando un legado digno de admirar. Sin embargo, muy poco ha sido lo que se ha escrito sobre ella en los libros de historia de nuestro país. Esto no es ninguna sorpresa ya que las gestas de las grandes mujeres en la historia no suelen documentarse con el mismo interés y rigurosidad que las de un hombre.

María Libertad Gómez Garriga nació el 18 de julio de 1889 entre las montañas cafetaleras del municipio de Utuado. Fue la única sobreviviente en un parto de trillizos. El 22 de marzo de 1890, diecisiete años después de la abolición de la esclavitud, fue bautizada en la Parroquia San Miguel de Utuado. No es de extrañarse la selección de dicha fecha ya que por sus por sus venas corría sangre de ascendencia africana. Dada a la fe cristiana de sus padres, fue bautizada como María Trinidad. Sin embargo, su padre por sus convicciones políticas y su ascendencia esclava la comenzó a llamarla como María Libertad.

Se crió en la hacienda de sus padres ubicada en el barrio Arenas de Utuado. Por lo tanto, desde pequeña se le inculcó el amor a la agricultura. Esta pasión por la tierra la llevo a lo largo de su vida. A pesar de que un 95% de la población utuadeña era analfabeta, tuvo la dicha de recibir el pan de la enseñanza en una escuela pública para niñas en Utuado. A sus 18 años de edad, se matriculó en el programa de preparación de maestros de la Universidad de Puerto Rico. Dos años después obtuvo su certificación como maestra de educación elemental. Trabajó como maestra de inglés en Utuado, Aguadilla, Patillas, Arecibo. Debido a los pocos caminos existentes en Utuado, Gómez se transportaba en una pequeña carreta (quitrín) en mimbre tirada por su Shetland Pony llamado Tribilín.

En 1929, tras largos años de lucha, se otorgó el derecho al voto para las mujeres, mayores de 21 años, que supieran leer y escribir. Ese mismo año, Gómez, junto a otras damas vanguardistas, organizaron un banco feminista, que luego pasó a llamarse Banco Progreso Financiero Inc. También la utuadeña fundó la primera Cooperativa Tabacalera de la Isla. Para el año 1932, Gómez ingresó al Partido Liberal, en donde fungió como vocal suplente por acumulación. Este hecho marcó el inicio de su larga carrera política.

En 1938, tras diferencias entre el liderato liberal, se fundó el Partido Popular Democrático (PPD), siendo su máximo líder Luis Muñoz Marín. Gómez fue parte esencial en la fundación de la colectividad. De hecho, tuvo una relación de mucha confianza con Muñoz Marín. En Utuado, con la ayuda de jóvenes, organizó el partido. Dos años después, se celebró la asamblea constituyente del PPD. Dicho evento rompió récord de asistencia a asambleas políticas en el país. Por su liderazgo y capacidades fue presentada por Muñoz Marín como vicepresidenta del partido y la primera mujer en presidir una asamblea política en Puerto Rico. Gómez junto a otros líderes tuvieron la encomienda de redactar proyectos de ley para la plataforma de gobierno del nuevo partido. Además, fungió como maestra de ceremonias.

Ese mismo año el PPD fue a sus primeras elecciones. Sobre medo millón de puertorriqueños y puertorriqueñas acudieron a las urnas. Gómez resultó ser electa como representante del Distrito #10, que para ese entonces comprendía gran parte del municipio de Utuado. La utuadeña se convirtió en la primera fémina en ser elegida a la Cámara de Representantes de Puerto Rico por dicho partido. Gómez fue designada presidenta de la Comisión de Instrucción e integrante de las comisiones de Hacienda, Agricultura, Industria y Comercio. Durante su carrera política se destacó por su productividad, sobresaliendo proyectos relacionados a mejorar la educación y agricultura del país.

Gómez fue una política genuina. Era caracterizada como estricta, honesta, perfeccionista y puntual. De hecho, fue una mujer de criterio propio y no estaba ligada a los “amiguismos” del gobierno. Por ejemplo, en 1942, la Cámara de Representantes tenía ante su consideración un proyecto de ley dirigido a eximir del pago de contribuciones la American Railroad Company of Puerto Rico y los hoteles Normandie y condado Vanderbilt. Para ella era inaceptable que estas ricas compañías recibieran exenciones mientras los agricultores y padres de familia se les embargaba las propiedades por falta de pago.

La representante revalidó en las elecciones de 1944. En de enero de 1945 había que resolver de urgencia un conflicto por el presupuesto del país y los fondos de emergencia para atender problemas del desempleo. El gobernador en ese momento, el estadounidense Rexford Tugwell convocó a la legislatura a una sesión extraordinaria. Para esa fecha todavía no se habían nombrado los directivos de los cuerpos legislativos, situación que estaba para atenderse en febrero de ese año. El legislador Ernesto Ramos Antonini propuso la candidatura de Gómez para presidir la Cámara. Todos los miembros de PPD estuvieron de acuerdo. Ella ocupó la presidencia por un corto término hasta el 12 de febrero que el Dr. Francisco M. Susoni fue elegido. Este hecho histórico la convierte en la primera mujer puertorriqueña en presidir un cuerpo legislativo en Puerto Rico y probablemente en toda América Latina. Nuevamente en 1949 pasó a ocupar la presidencia de la Cámara de Representantes. Sn embargo, esta vez fue de forma interina ya que tanto su presidente en propiedad, Ernesto Ramos Antonini y vicepresidente, Benjamín Ortiz, se encontraban fuera del país.

El 3 de julio de 1950 el Presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, firmó la Ley 600, en la que facultaba al pueblo puertorriqueño redactar su propia constitución. En 1951 se formó la Convención Constituyente, siendo Gómez la única mujer entre los 92 delegados. Antonio Fernós Isern fue el presidente de esta Convención y Gómez fue electa como primera vicepresidenta. Cabe destacar que de 66 días que se reunió la Convención, la primera vicepresidenta la presidió en 42 ocasiones. Finalizados los trabajos de la Convención Constituyente, un grupo de mujeres utuadeñas de todas las ideologías políticas le rindieron un homenaje a María Libertad Gómez en reconocimiento de su labor.

En 1952 Gómez marcó otro precedente en la historia de las mujeres en Puerto Rico. Ese año el gobernador Luis Muñoz Marín designó a Benjamín Ortíz como juez asociado del Tribunal Supremo de Puerto Rico. Lo que provocó que quedara la vacante de la vicepresidencia de la Cámara de Representantes. El legislador Santiago Polanco Abreu presentó a Gómez como la candidata idónea para ocupar dicha posición. Su recomendación fue aprobada por el resto de los legisladores, convirtiéndose Gómez en ser la primera mujer ser ocupar la vicepresidencia de un cuerpo legislativo en nuestro país.

Para las elecciones de 1952, Gómez fue seleccionada por Muñoz y por la Asamblea General del PPD como candidata por acumulación a la Cámara de Representantes. Como resultado, fue la segunda candidata con mayor cantidad de votos, siendo superada por Ramos Antonini. Además, revalidó como vicepresidente de la Cámara.

Se retiró de la política pública en 1956. Por su formación académica, veía la política era la mejor forma de educar al pueblo. Confesó en una entrevista que el magisterio no fue su vocación. Sin embargo, gran parte de su producción legislativa fue a favor de la educación del país. El 7 de julio de 1961, la utuadeña falleció a sus 72 años. Fue una verdadera líder que se abrió paso en un espacio dominado por hombres y dio cátedra de todo lo que es capaz de hacer una mujer en beneficio de su gente.

Debido a la aportación política que hizo María Libertad Gómez y por su ausencia en la historiografía política de Puerto Rico, en los últimos años varios historiadores se han tomado la encomienda de rescatarla del olvido. Libros como María Libertad Gómez, una mujer con voluntad de acero por la Dra. Aixa Merino Falú; Conversando sobre María Libertad Gómez, un proyecto de historia oral dirigido por la Dra. Sandra Enríquez; y María Libertad Gómez, Mujer de convicción, líder de cambios en el que colaboraron varios/as historiadores/as y expertos en ciencias políticas, editado por el Dr. José Luis Colón González, aportan significativamente en el estudio sobre esta figura. Además, recientemente la Dra. Yolanda Martínez Viruet defendió su tesis doctoral en la Universidad del País Vasco en San Sebastián, España, titulada María Libertad Gómez Garriga y el proceso de la Asamblea Constituyente del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Esta gesta historiográfica enfocada en estudiar figuras femeninas debe continuar.

Bibliografía

Barceló Miller, María de Fátima. La lucha por el sufragio femenino en Puerto Rico, 1896-1935. San Juan: Ediciones Huracán, Centro de Investigaciones Sociales, 1997.

Colón González, José L., editor. María Libertad Gómez, Mujer de convicción, líder de cambios. San Juan: Cámara de Representantes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, 2014.

Cortés Portalatín, Joaquín. Utuado (otras notas para su historia): el Partido Popular, origen y desarrollo (1938-1987). Utuado: Imprenta la Cumbre, 1987.

Enríquez Seiders, Sandra. Conversando sobre María Libertad Gómez. Utuado: Universidad de Puerto Rico, Recinto de Utuado, 2017.

Merino Falú, Aixa. María Libertad Gómez Garriga, una mujer con voluntad de acero. San Juan: Oficina de la Procuraduría de las Mujeres, 2004.

Muñoz Marín, Luis. Historia del Partido Popular Democrático. San Juan, Fundación Luis Muñoz Marín y crónicas, Inc., 2003.

Pagán, Bolívar. Historia de los partidos políticos puertorriqueños, 1898-1956, Tomo II. Segunda edición. Barcelona: s.e., 1972.

Notas de las fotos en el orden en que aparecen:

Foto #1 - María Libertad Gómez se transportaba en un quitrín por los difíciles caminos en Utuado.

Tomada del libro María Libertad Gómez Garriga, una mujer con voluntad de acero.

Foto #2 - La líder utuadeña pronunciando un discurso. Tomada del libro: María Libertad Gómez, Mujer de convicción, líder de cambios.

Foto #3 - La representante María Libertad Gómez pasando el batón de la presidencia cameral al Dr. Francisco M. Susoni. Tomada del libro: María Libertad Gómez, Mujer de convicción, líder de cambios.

Foto#4 - Miembros de la Asamblea Constituyente Foto tomada del libro El Estado Libre Asociado de Puerto Rico, lo que es y lo que no es.

Foto #5 - María Libertad Gómez recibe un reconocimiento por parte de damas utuadeñas. Tomada del libro: María Libertad Gómez, Mujer de convicción, líder de cambios.

MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión