MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Desarrollo del Habla-Lenguaje desde los 0 – 3 años

 

 

Los primeros tres años de vida, cuando el cerebro se está desarrollando y madurando con más velocidad, es el periodo más importante para la adquisición de distintas destrezas. El bebé se nutre de ambientes ricos en sonidos, texturas, colores y llenos de estimulación social. Durante estos primeros años el niño va escuchando los sonidos de su medio ambiente y luego imitando dichos sonidos, así logrando producir los sonidos y luego las palabras del idioma y la cultura en que está inmerso.

 

 

Pre-requisitos del lenguaje

 

Los pre-requisitos del lenguaje son precedentes esenciales para la adquisición del idioma y el desarrollo adecuado del mismo. Estos se desarrollan durante los primeros años de vida a través de la socialización, el juego y la exploración.

 

  • Contacto Visual: Es importante para la socialización y poder comprender las necesidades del otro de una manera no-verbal.

  • Atención: Para poder lograr el aprendizaje, necesitamos estar atentos a nuestro medio ambiente y a los estímulos que existen en él.

  • Permanencia de objetos: El saber que un objeto existe aunque no lo esté viendo es de suma importancia para la adquisición de vocabulario y lenguaje.

  • Medios fines: Con esta destreza, el bebé podrá obtener lo que desea, ya sea con gestos, vocalizaciones o superando obstáculos. Es esencial para la solución de problemas.

  • Causa y efecto: Cada acto tiene una reacción. El bebé aprenderá a producir estímulos que le cause placer con cierta acción o a evitar cosas que le cause disgusto.

  • Imitación: A través de la imitación adquirimos la comunicación y cómo debemos comportarnos ante distintas situaciones.

  • Toma de turnos: Importante para la comunicación y socialización efectiva, ya sea al hablar o al jugar.

  • Juego simbólico: El niño usará su imaginación para jugar, ya sea usando un cepillo como teléfono o una caja como carro de carrera.

 

 

¿Qué puede causar retraso en el desarrollo del habla-lenguaje?

 

Un retraso en el desarrollo del habla-lenguaje se puede identificar utilizando escalas del desarrollo.  En muchas ocasiones, una causa específica para el retraso en el habla no se puede identificar. Algunas posibles causas podrían ser:

 

  • Cuidado pre-natal limitado

  • Enfermedades de la madre durante el embarazo

  • Traumas al momento del parto

  • Bebé prematuro

  • Pérdida auditiva

  • Condiciones genéticas

  • Historial familiar de retraso en el desarrollo

  • Estimulación limitada en el hogar

 

Habla y Lenguaje: ¿Es lo mismo?

 

La respuesta es no. El lenguaje está compuesto por reglas sociales que construimos para darle significado a las palabras, formar palabras nuevas, unir esas palabras para emitir un mensaje y utilizarlas en un contexto adecuado. Si tenemos dificultad para entender palabras nuevas y el mensaje que nos desean transmitir, hay una dificultad en el lenguaje receptivo. Si la dificultad, en cambio, es al expresar ideas, sentimientos y necesidades, hay una dificultad del lenguaje expresivo. Un niño podría presentar dificultad en ambas áreas.

 

Habla es el medio verbal de comunicarnos. La voz, la articulación y la fluidez son los componentes esenciales del habla. Se debe utilizar la voz en un tono, volumen y calidad adecuada para poder transmitir nuestro mensaje. Problemas de voz pueden incluir ronquera o hablar en un volumen muy alto. La articulación es la manera de producir los sonidos del habla correctamente. Los problemas de articulación pueden estar afectados por una musculatura débil o por dificultad en los movimientos que hay hacer para producir un sonido específico. La fluidez es el ritmo en el que hablamos. La fluidez puede verse afectada por la velocidad del habla o por disfluencias en el habla (Ej. Repeticiones de sonido o palabras), que hagan difícil transmitir un mensaje.

 

Identificando rezagos en el desarrollo del habla-lenguaje

 

Para poder identificar los rezagos en nuestro bebé debemos conocer el desarrollo típico de un niño desde el nacimiento hasta los tres años. Sabemos que todos los niños son distintos y no se deben comparar, pero debemos tomar en cuenta las piedras angulares  del desarrollo para así saber si se sale de la norma. Algunas bandera rojas para rezagos en el habla y lenguaje incluyen:

 

 

Banderas rojas

 

0 – 6 meses

  • No responde a voces o sonidos

  • No establece contacto visual

  • Ha sido diagnosticado con alguna condición neurológica

9 meses

  • Sólo produce sonidos vocálicos

  • No ha comenzado a balbucear

12 meses

  • No responde cuando lo llaman por su nombre

  • No responde a palabras comunes como “no” y “adiós”

15 meses

  • No ha dicho su primera palabra

  • No imita sonidos de su medio ambiente

  • No señala

18 meses

  • No identifica objetos del diario vivir

  • Dice menos de s10 palabras

24 meses

  • No combina palabras

  • Vocabulario de menos de 50 palabras (no tienen que estar pronunciadas correctamente)

  • No sigue instrucciones sencillas

  • No identifica partes del cuerpo

36 meses

  • Produce frases de sólo dos palabras

  • Tiene dificultad en responder a preguntas de “¿Qué?’ y “¿Quién?”

  • No inicia conversaciones

 

¿Qué hago si pienso que mi hijo tiene retraso del habla-lenguaje?

 

Si piensa que su hijo tiene un retraso debe hacerle una evaluación en patología del habla-lenguaje. El patólogo determinará si existe un rezago y redactará un plan de tratamiento para promover el desarrollo del niño. Es muy importante  asegurarse de  que su hijo está escuchando adecuadamente, por lo que se recomienda hacerle una evaluación en audiología pediátrica. Es posible que durante el proceso evaluativo se observen  rezagos en otras áreas, por lo que es común que se hagan referidos a otros especialistas de intervención temprana, tales como terapista ocupacional y psicólogos.

 

¿Qué es intervención temprana?

 

La intervención temprana ayuda a identificar y tratar rezagos en el desarrollo de un niño desde el nacimiento hasta los tres años de edad. Como se mencionó al principio, estos primeros años son un periodo crítico en la vida de un niño. La intervención temprana ayuda a minimizar el impacto que puedan tener los rezagos que presenta el bebé y hasta prevenir retrasos en niños que ya están predispuestos  debido a alguna condición. La intervención temprana puede disminuir la necesidad de que el niño tenga que entrar luego a un programa de educación especial. En  la intervención temprana se trabaja las distintas áreas del desarrollo, tales como:

 

  • Desarrollo cognoscitivo: cómo piensa y aprende un niño

  • Desarrollo físico

  • Desarrollo motor

  • Desarrollo del habla-lenguaje

  • Desarrollo socio-emocional

  • Desarrollo de destrezas de auto ayuda

 

El identificar  rezagos a una edad temprana y proveerle los servicios específicos que necesite el niño, hará una gran diferencia en su futuro.

SOOMOS, Inc.
Centro Interdisciplinario Pediátrico
 
Contamos con los siguientes profesionales para evaluaciones y servicios:
 
PEDIATRA-NEURO SICÓLOGO-COORDINADOR DE SERVICIOS-PATÓLOGO DEL HABLA/LENGUAJE-NUTRICIONISTA-TERAPISTA OCUPACIONAL-TERAPIAS DEL HABLA, SENSORIAL Y EDUCATIVA
 

Tel. 787-946-4010

 

 

 

                                                                          

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload