MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Te Odio ( 5 días antes de la boda)

September 9, 2016

 

“Te pasará y no habrá nada que te lo quite.” Eso me dijo mi mejor amiga, quien ya lleva dos matrimonios. Se refería a esa pelea que viene, al parecer de la nada, en los días antes de la boda y que es producto de la tensión por los preparativos, el traje, los invitados, el local, la iglesia y tantas otras cosas que suceden como antesala al gran día. “La vas a agarrar con quien se te ponga al frente. Solo trata de que no sea el novio”, me espetó.

 

Por  supuesto, Doña Destino (sí, es mujer) me puso de frente exactamente a mi novio. Fue unos 5 días antes de la boda, cuando me enteré que el local no estaría disponible por problemas de seguros. El bioco fue de madre y mi reacción desesperada se encontró con mi novio que me dijo “eso no es ná”. No necesito contarles lo que pasó, pero sí les digo que fue horrible. Acabamos “suspendiendo” la boda. Por supuesto, al otro día reconocimos que habíamos sido víctimas de stress y buscamos una solución juntos. A fin de cuentas, tuvimos nuestra boda y quedó de show.

 

Las palabras de mi mejor amiga resultaron ser ciertas. En mi caso, quedarse sin local unos días antes de la boda era razón suficiente para entrar en crisis. Y eso no está mal. Un poco de crisis es a veces necesaria para hacer que nos pongamos las pilas y busquemos soluciones. Lo que sí es importante cuando llega ese momento, es cómo reaccionamos y con quién.

 

Muchos psicólogos y coaches nos dicen que las peleas antes de las bodas son de esperarse, especialmente porque unas veces nos sentimos que estamos cargando con todo el peso de la actividad y no recibimos ayuda de nuestras parejas o familiares cercanos. Afortunadamente, también podemos seguir unos pasos muy simples que nos ayudarán a reducir la posibilidad de estos eventos. Aquí les dejo mi

 

GUÍA PARA NO ODIAR 5 DÍAS ANTES DE LA BODA

 

  • Antelación – Muy pocas veces nos encontramos con bodas que surgen de hoy para hoy. Casarse es, por lo general, una decisión que tomamos luego de evaluar con detenimiento los pros y contras, y de tomar una decisión juiciosa de unir nuestras vidas a la de otra persona. Por ser la boda, como acto de unión, algo tan importante en nuestras vidas, debemos comenzar a planificarla con bastante tiempo antes de la fecha deseada. Un año antes es un plazo adecuado.

 

  • Preparación – Una vez decides casarte y escoges la fecha (por favor, no menos de 6 meses en el futuro, cosa de que evites el ODIO), tienes que hacer una lista de las cosas que son importantes para ti en ese día. Transpórtate a tu boda, imagínala, camina por ella como si estuvieras en un video grabado ese día y escribe lo que ves. Piensa:

    • ¿Cómo estoy vestida?

    • ¿Es de día o de noche?

    • ¿Es tradicional o trendy?

    • ¿Cómo es el local o lugar donde me caso? ¿Es el mismo de la ceremonia u otro distinto?

    • ¿Quién da el brindis?

    • ¿Cuántos invitados hay?

    • ¿Comida o entremeses?

    • ¿Banda o DJ?

    • ¿Alcohol?

    • ¿Flores, mozos, cristalería, regalos, bizcocho, fotógrafo, video, otros detalles?

 

  • Presupuesto – Una vez hayas visto en tu mente lo que quieres, compártelo con tu pareja y prepara un presupuesto estimado. Las bodas NO pueden ser para quedar en deuda, son para usar de lo que tienes y puedes gastar. La mejor recomendación es que asistan juntos a un especialista en planificación de bodas. Esta persona puede darles una idea real de los costos de la actividad y sugerir modificaciones que pueden ahorrarle tiempo y dinero. ¡Y no olvides la luna de miel!

 

  • Planificación – Si decides irte por tu cuenta sin la ayuda de un profesional, debes prepararte mentalmente para pasar largas horas planificando tu boda y asegurándote de que todo saldrá como quieres. Esto te va  causar estrés, garantizado. La mejor forma de evitarlo es hacer listas de las cosas necesarias y asegurarte de que se vayan cumpliendo con suficiente tiempo de antelación.

 

  • Ejecución - No dejes nada al azar. Escoge el vestido, los suplidores de servicios, el local y demás detalles con no menos de 9 meses de anticipación. Algunos locales ideales ya están llenos hasta más de un año antes, así que planifica con tiempo esas cosas imprescindibles para el gran día. Recuerda que puedes sustituir algunas en el último momento, pero otras de seguro te arruinarán el día si no las resuelves con tiempo.

 

  • Revisión – Hazte el propósito de revisar los planes con tu pareja al menos una vez al mes. Y que no sea “de boca”. Separa espacio en la agenda para que se sienten juntos (funciona bien con un vinito o algo para picar) y vean la lista de asuntos. Muchas veces revisamos nuestras expectativas y nos damos cuenta de que no necesitamos ciertas cosas o que podemos ahorrar con algunos cambios. Si haces revisiones frecuentes, podrás estar más segura de lograr la boda que quieres. Además, como bono, harás a tu pareja parte activa del proceso y socia en tus planes.

 

  • Confirmación – Un mes antes del día especial, confirma con todos que las cosas están dispuestas para el gran día. Si algo no está conforme a lo que quieres o has contratado, no esperes que se resuelva solo y actúa rápidamente.

 

  • Relajación – Separa tiempo para ti antes de la boda. Toma un spa o unas pequeñas vacaciones del trabajo un par de días antes. Si estás en mucho estrés, visita a tu masajista, quiropráctica o psicóloga. No pienses que el estrés se irá solo. Toma una actitud positiva y deja que tu planificación cuidadosa rinda frutos. Para eso hiciste las cosas con tiempo. El día antes acuéstate temprano y descansa bien. El día de la boda te levantarás temprano para prepararte y te acostarás tarde luego del fiestón, así que lo mejor es no amanecerte antes. Aunque se te haga difícil, ¡relájate!

 

  • Disfrute – Es el día de tu boda, no tengo que explicarte cómo disfrutar.

 

Si en la #3 tomaste la decisión de contratar a una especialista en bodas, te felicito. Eso te quitará la mayor parte de la responsabilidad de la planificación y ejecución de tu boda. Tus “chances” de encontrar a ODIO 5 días antes de tu boda se minimizaron un montón. Si decidiste hacerla tú misma, recuerda seguir todos los pasos indicados y las recomendaciones de personas experimentadas. Si cumples con tu lista de preparativos y tu gente te ayuda, lograrás una boda exitosa. Eso sí, no dejes que el trabajo arduo o los imprevistos te quiten la paciencia. Después de todo, la razón de celebrar una boda es celebrar un amor y, como sabes, el amor todo lo puede.

 

¡Felicidades en tu boda!

 

*Lee nuestros otros artículos sobre bodas para que obtengas más información importante. Algunos de ellos contienen los contactos de especialistas en la preparación de estos eventos, fotógrafos y otros servicios que te pueden ayudar mucho en tu boda.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload