MCV

Gracias por ser parte de nosotras. 

© 2017 Mujeres con Visión

Al Rescate de los Perros

September 5, 2016

 

Cuando tenía 16 años, mi madre me pidió que fuera al supermercado a buscar a una perrita realenga a la que siempre le daba comida. Cuando llegué vi con horror que la perrita tenía sarna. Lo único que pensaba era que tenía que montar a esa perrita en mi carro con alfombras nuevas. Pero mi madre me había pedido algo y yo no me podía negar. Le pusimos de nombre Minnie y fue la perrita de mi madre por más de once años. Ese fue mi primer rescate.

 

Veinticuatro años después sigo rescatando perros. La única diferencia es que ahora rescato perros para poder buscarles un hogar – a diferencia de quedarme con ellos. Cuando mi madre, sorprendida por lo que hago, me dice: “yo no sé a quién tú saliste”, le recuerdo esa historia. También le recuerdo que todos los perros (y gatos) en la familia son rescatados.

 

Con la ayuda de Miriam Juan, Presidenta de Animal Rescue Foundation of Rincón, he ganado la experiencia para poder darles una segunda oportunidad a estos amigos peludos. También he aprendido varias cosas, entre ellas lo importante que es seguir un procedimiento al momento de recoger un perro de la calle. Pero antes de rescatar un perro, hay que verificar si se cumple con la regla de oro: si no te puedes quedar con el perro, no lo recojas. Mi última “foster” estuvo conmigo nueve meses antes de ser adoptada, así que hay que estar preparado para que el perro se quede en tu casa por un tiempo indeterminado. Solamente si puedes quedarte con el perro es que en realidad lo puedes rescatar. Estos tres pasos a continuación son vitales al momento de tomar la responsabilidad de rescatar un perro. 

 

 

 

 

Primer Paso: Aislar al Perro y Vacunarlo

 

Mis hijos de cuatro patas incluyen dos perros y tres gatos. Cuando rescato un perro no me puedo arriesgar a que tenga alguna enfermedad que los contagie. Por lo tanto, lo primero que se debe hacer es llevar al perro a un veterinario para que sea vacunado. Después de vacunado, se debe esperar un mínimo de diez días antes de que pueda socializar con otros perros.

 

Segundo Paso: Fecal y Prueba 4DX

 

Cuando se lleva al perro al veterinario para vacunarlo, adicionalmente se debe de pedir que se le haga un fecal para determinar si el perro tiene parásitos. También se debe pedir que se le haga una prueba 4DX. Esta prueba de sangre toma alrededor de 10 minutos e identifica la presencia de varias enfermedades en el perro: gusanos en el corazón,  la enfermedad de Lyme, Ehrlichia y Anaplasmosis (enfermedades causadas por las garrapatas).  

 

Tercer Paso: Esterilizarlo

 

Si le preguntas a cualquier rescatista qué es lo más importante para solucionar el problema de perros realengos en Puerto Rico, la contestación siempre será la misma: la esterilización.  En adición, esterilizar a  tus mascotas tiene muchos beneficios, incluyendo la disminución de agresividad y reducir la probabilidad de varios tipos de cáncer.  

 

 

 

 

Todos estos pasos nos ayudan a tener éxito en el momento de rescatar a un perro. Una vez seguidos, el perro puede ponerse en adopción (a menos que sea usted quien lo quiera adoptar). Es sumamente importante ser sincero y difundir toda la información con respecto al comportamiento del perro al momento de ponerlo en adopción, especialmente en relación a su comportamiento con otros perros y con niños.

 

Hay varias cosas que se pueden hacer para aumentar la probabilidad de que el perro se adopte. Entrenar al perro a hacer sus necesidades afuera siempre es positivo, ya que la persona que lo adopte no se tiene que preocupar por “accidentes” dentro de la casa. Para esto se camina al perro varias veces afuera hasta que haga su necesidad. Una vez hecha su necesidad afuera, se le da un “treat” al perro con palabras de aliento (“good boy” o “good girl”). El uso de treats es esencial para que el perro relacione una buena obra con un “gustito” sabroso.  

 

Otra de las cosas que hace atractivo a un perro es si se lleva bien con otros perros. Para esto es necesario que el primer perro con el que socialice sea un perro de carácter calmado. En esta situación mi perro Coco me ayuda. Coco, mi labrador chocolate, ha sido mi amigo fiel por más de cinco años y es siempre el primer perro que mis rescates conocen al llegar a casa. Ambos con correa, dejo que se acerquen a una distancia prudente, siempre fijándome en las colas de ambos perros. Una vez las colas empiezan a menearse, entonces prosigo a caminar a ambos, cada uno todavía con la correa. Una vez que pasa la prueba con Coco, entonces el perro rescatado puede conocer a mi otra perra, Nena, y a mis tres gatos, siempre con la correa puesta hasta que esté segura de que no hay peligro alguno.

 

Y por supuesto no puede faltar el amor. Un perro rescatado de la calle (o cualquier otra situación triste) puede estar desconfiado al principio, pero con mucha paciencia y amor podrás observar como el perro va cambiando. Hasta que un día ese animalito peludo que rescataste pone su cabeza en tu falda y exhala…. Sabes en seguida que, en ese preciso momento, el perro te está dando las gracias por haberlo rescatado. Lo sabes porque sientes que tu corazón se va a derretir. ¡Y es una de las mejores sensaciones de la vida!

 

Nota: Ivette Cruzado es la actual Vice Presidenta de la organización Animal Rescue Foundation (ARF) of Rincón. En el 2015, ARF of Rincón rescató 432 perros y gatos de las calles de Puerto Rico; de éstos, 411 fueron adoptados.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload